Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arzalluz justifica la participación de su partido en la Asamblea de Municipios para consolidar el proceso de paz

El presidente del PNV, Xabier Arzalluz, argumentó el sábado ante los 700 alcaldes y concejales peneuvistas que la participación de su partido en la Asamblea de Municipios es una apuesta por consolidar el proceso de paz, según indicaron cargos electos presentes en la reunión. Arzalluz argumentó que, ante el "parón" existente en la acción del Gobierno central tras la tregua de ETA, hay que "garantizar el proceso de pacificación".Las mismas fuentes aseguraron que, en su intervención inicial, Arzalluz dejó claro que el "órgano nacional" municipal que englobará a los seis territorios vascos y que saldrá de la reunión del próximo 6 de febrero en Pamplona no comenzará a funcionar hasta después de los comicios municipales. En dos ocasiones consecutivas, tanto el presidente como el portavoz de la dirección, Joseba Egibar, remarcaron que la nueva institución no "supone la deslegitimación de las instituciones existentes actualmente" ni la salida del "marco legal establecido".

Arzalluz explicó que la articulación de la territorialidad propuesta por Euskal Herritarrok (EH) en base a los municipios "no es ajena" al PNV. Ello justificaría la inclusión en el documento aprobado de textos del PNV de 1977 y 1949, en los que se defendía el papel de los consistorios como referentes en la construcción nacional, y la alusión al "objetivo de la liberación nacional de Euskadi". De alguna manera, el presidente del PNV vino a decir que si es posible canalizar las aspiraciones territoriales de EH a través de esta asamblea de municipios y, de paso, se consolidaba el proceso de paz, merecía la pena correr ciertos riesgos.

En la reunión del sábado, algunos de los asistentes mostraron sus dudas ante las implicaciones reales que va a tener la creación de la nueva institución. Los dirigentes nacionalistas dibujaron un escenario abierto, en el que también funcionará el juego de las mayorías y minorías dentro de la futura asamblea.

Está previsto que a finales de esta semana se reúna la comisión de cargos electos del PNV, EA, EH y Batzarre (coalición de izquierda radical) para aprobar la "convocatoria abierta" a todos los alcaldes y concejales de Euskadi, Navarra y el País Vasco francés para reunirse el próximo 6 de febrero en Pamplona. Estas formaciones trabajan ya en la elaboración de un manifiesto conjunto que será aprobado en el encuentro de Pamplona. En la reunión del día 6 se definirá el nuevo "órgano nacional vasco", sus propósitos y su alcance, aunque no comenzará a operar hasta septiembre. El PNV propone impulsar la colaboración en materias como el euskera, la cultura, el deporte, el medio ambiente, la ordenación del territorio, el turismo, el desarrollo económico, el bienestar social, etcétera".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de enero de 1999