Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director de la Feria del Libro de Francfort critica la mercantilización

"El mundo de la literatura se ha trasladado del salón a la Bolsa". Con esta imagen tan descriptiva Peter Weidhaas, director de la Feria del Libro de Francfort, ilustró ayer la evolución que la industria editorial ha experimentado en los últimos años. Weidhaas criticó las concentraciones editoriales para concluir que el libro está perdiendo su identidad cultural para convertirse en una pura mercancía."Editar", comentó uno de los mayores conocedores de la industria editorial en el mundo, "ha dejado de ser un hecho uniforme para formar parte ya del negocio de los medios de comunicación o para ser absorbido por los medios de entretenimiento". Entre los cambios decisivos que el negocio editorial ha vivido en los últimos tiempos el ejecutivo alemán destacó la globalización, el predominio de los consorcios económicos, la divulgación de nuevas tecnologías que afectan a toda la cadena del libro, y la irrupción de Internet.

Peter Weidhaas realizó estas manifestaciones en el transcurso de la sesión inaugural del Club de Debate, que ha puesto en marcha la Asociación de Editores de Madrid, con la intención de crear un foro de opinión en el sector. Unas 150 personas de todos los ámbitos de la industria editorial asistieron anoche a la conferencia del responsable de la Feria de Francfort.

Bajan las tiradas

En una intervención tan salpicada de datos muy elocuentes, Weidhaas se refirió a la superproducción de títulos y agregó en la última edición de la feria alemana, la mayor del mundo, que habían presentado 366.000 títulos, un 20% más que el año anterior. "Pero en cambio la cifra media de las tiradas", observó, "no para de descender. Así en Francia, la tirada media de un libro ha pasado de ser de unos 15.000 ejemplares hace 10 años, a los 10.000 actuales". Para subrayar el impresionante proceso de concentración económica del sector Weidhaas comentó que las librerías generales en la actualidad sólo representan el 59% del total del comercio del libro en Alemania, el 37% en Francia y sólo el 17% en Estados Unidos. La hegemonía de los grandes consorcios se traduce en que en Estados Unidos el 93% de la industria editorial está controlada por 20 grupos. "En Francia el proceso de concentración todavía es mayor. Más de la mitad del mercado está controlado por sólo dos grupos", apostilló. Después de remarcar que los consorcios editoriales no son creativos desde un punto de vista cultural, el director de la Feria de Francfort bromeó al señalar que "los nuevos manager no convencen con buenos libros, sino con descuentos para grandes superficies de textos vendidos a peso".Peter Weidhaas apuntó como tendencias del sector editorial la desaparición de los sellos independientes y el aumento de las fusiones de librerías y de editoriales. A pesar de trazar este panorama tan sombrío y de remarcar que el libro está perdiendo su identidad cultural, Weidhaas se mostró optimista sobre la pervivencia del libro y animó a los editores y libreros a que apuesten por la creatividad y por el papel cultural.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de enero de 1999