Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CARGA POLICIAL EN LA UNIVERSIDAD DE BARCELONA

Mayor desoye las exigencias de la oposición para que releve a la delegada del Gobierno en Cataluña

La práctica totalidad de los grupos de oposición fustigaron ayer al ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, y exigieron el cese de la delegada del Gobierno en Cataluña por la carga policial contra un grupo de estudiantes, el pasado 14 en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). El incidente, que se produjo durante una visita del presidente del Ejecutivo, José María Aznar, se debió a la "imprevisión" y a que no se tuvo en cuenta la alta posibilidad de altercados, según Mayor. Éste ve "injusto y cobarde" atribuir la responsabilidad a la delegada del Gobierno y dijo que se había identificado a 10 jóvenes violentos.

El ministro del Interior compareció, a petición propia, en la comisión parlamentaria correspondiente, para dar explicaciones sobre los graves incidentes ocurridos en la UAB mientras Aznar visitaba el Centro Nacional de Microelectrónica.Varios grupos de oposición plantearon inicialmente la conveniencia de que se proyectaran varios vídeos en los que se recogen imágenes de los incidentes. Sin embargo, el presidente de la comisión de Justicia e Interior, Julio Padilla, del PP, rechazó la propuesta, al considerar que la petición de la oposición no fue calificada ni tratada por la presidencia de la Cámara. Padilla recordó el carácter extraordinario de la reunión parlamentaria, al celebrarse fuera del período de sesiones ordinario. De nada sirvió que Juan Alberto Belloch, portavoz socialista de Justicia e Interior, esgrimiese la existencia de un precedente, como la difusión de un vídeo por el responsable de la Dirección General de Tráfico sobre las nevadas del pasado año.

El ministro Mayor comenzó por señalar que el objetivo del dispositivo policial montado en la UAB a las 11.40 de esa mañana era garantizar el acceso del presidente del Gobierno al Centro Nacional de Microelectrónica. Tras revelar que inicialmente sólo había 14 agentes encargados de esta misión, negó de plano que el fin de los policías fuera impedir las críticas o los abucheos a Aznar.

Provocación

Después de hacer un relato minuto a minuto del desarrollo de los hechos, Mayor resumió su intervención en siete consideraciones: el historial violento de alguno de los manifestantes identificados; que la primera dotación policial no llevaba puestos los cascos ni los escudos; que hubo "provocación" por parte de 100 individuos parapetados tras los manifestantes; que se usaron "técnicas de contención policial" a través de 20 disparos de salvas de fogueo y lanzamiento de ocho pelotas de goma; que "ningún edificio universitario fue violentado" por la policía; que seis agentes resultaron heridos; y que Interior ha identificado a 10 "radicales" vinculados a Resistencia Antifascista de Kornellá (RAK), Plataforma para la Unidad de Acción (PUA), Organización de Maulets y el movimiento okupa.Del análisis de lo ocurrido, el Gobierno considera que "no se pueden minimizar" los incidentes ocurridos por primera vez en un campus universitario durante la etapa del PP; que no se tuvo en cuenta la "alta probabilidad" de que hubiera altercados; y que el Ejecutivo se compromete a ser "más previsor" para equipar mejor a la policía y evitar que así "gane la estrategia de provocación de elementos radicales".

La práctica totalidad de los grupos parlamentarios exigieron el cese de la delegada del Gobierno en Cataluña, Julia García Valdecasas, como responsable de la carga policial "desproporcionada". Además, varios portavoces criticaron al ministro por creer a pies juntillas la versión policial y le invitaron a contrastarla con la de los responsables de la UAB.

El socialista Belloch resaltó que desde la llegada del PP al Gobierno, Mayor ha debido comparecer en el Congreso para dar explicaciones sobre más de 40 incidentes "por actuaciones desproporcionadas" de las fuerzas de seguridad. En su opinión, eso demuestra que ha empeorado la protección de las libertades -"el más grave déficit de su mandato, señor ministro"-, tras lo que aseguró que las imágenes de la carga policial "se parecen mucho a lo que vivimos en el franquismo".

Belloch indicó que en esos incidentes se produjeron "errores muy graves", pero dijo que el mayor de todos es la respuesta posterior del Gobierno al señalar que la carga no fue desproporcionada. "No es posible que todos estemos equivocados", añadió. A la vez criticó la actuación de los policías, mientras blandía una foto en la que se ve a un agente increpando a los estudiantes mientras se toca obscénamente los testículos.

Willy Meyer, de IU, arremetió contra el Ejecutivo y no duda que este incidente y el proyecto Policía 2000 vienen a probar que hay una "involución clara" en materia de seguridad ciudadana. "Si no cesa a la delegada del Gobierno", dijo, "su viaje al centro es un viaje en dirección a El Pardo [sede de la residencia de Franco]. Rectifique, pida disculpas al rector y al claustro y recapacite sobre el modelo de Policía 2000".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de enero de 1999

Más información

  • El titular de Interior reconoce que la policía no había previsto la alta posibilidad de altercados