Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CARGA POLICIAL EN LA UNIVERSIDAD DE BARCELONA

El claustro de la Autónoma de Barcelona declara "persona non grata" al presidente del Ejecutivo

La Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) declaró ayer persona non grata al presidente del Gobierno, José María Aznar, a raíz de la brutal actuación policial que trajo consigo su visita, el pasado día 14, al Centro Nacional de Microelectrónica sito, en el campus de la UAB. El claustro decidió, en una votación muy ajustada, estigmatizar al jefe del Ejecutivo con una medida cuya única implicación práctica es que Aznar no será invitado a ningún acto de esta institución. La misma consideración merecieron la delegada del Gobierno en Cataluña, Julia García Valdecasas, y el Cuerpo Nacional de Policía.

El órgano representativo de la UAB, que consta de 250 miembros -150 profesores, 75 alumnos y 25 representantes del personal administrativo y de servicios (PAS)- se reunió ayer en sesión extraordinaria. El rector, Carles Solà, había puesto su cargo a disposición del mismo tras los incidentes registrados en el campus de Bellaterra coincidiendo con la visita del presidente del Gobierno. A la convocatoria acudieron 176 claustrales. Solà obtuvo la confianza de 161, cuatro votaron en contra y 11 se abstuvieron.La minúscula sala del rectorado, herencia de la obsesión franquista por evitar que existieran lugares de reunión, estaba llena hasta los topes. La vida académica estaba paralizada y podía respirarse la indignación por los hechos vividos el pasado jueves, así como por la manipulación que de los mismos se percibía en instancias gubernamentales.

Tras ratificar a Solá, el claustro aprobó por 143 votos a favor y dos abstenciones una moción en la que se condena la actuación policial por considerarla "brutal, inoportuna y desproporcionada"; se pide un pronunciamiento sobre los hechos al Parlamento de Cataluña y se exige responsabilidades, incluida la dimisión de la delegada del Gobierno.

La moción insta también al rector a que plantee una cuestión ante el Tribunal Constitucional con el fin de que "clarifique la doctrina jurisprudencial sobre lo que debe ser la autonomía universitaria en relación con la seguridad", o bien a que plantee este asunto en el marco de la reforma de las leyes que rigen en estos momentos la vida universitaria.

Posteriormente, a petición de los estudiantes, el claustro votó una moción en la que se declara persona non grata a Aznar, que recibió 57 votos a favor, 51 en contra y 36 abstenciones. Antes se había declarado conjuntamente non gratos a García Valdecasas y a la Policía, por 60 votos a favor, 39 en contra y 45 abstenciones. La votación de estas dos mociones se realizó a mano alzada. La mayoría de los profesores y el propio rector votaron en contra. Los estudiantes y los PAS, a favor. La LRU sólo especifica que el profesorado debe suponer las tres quintas partes del claustro. El resto se configura por cada universidad. Habitualmente, la proporción entre alumnos y PAS es de tres a uno. Lo cierto es que, ayer, probablemente no faltaba ningún estudiante y sí muchos profesores. Los miembros de la Coordinadora de Asamblea de Estudiantes (CAF), mayoritaria en la UAB, no podían ocultar su satisfacción, si bien quisieron insistir en que los hechos del pasado jueves son sólo una muestra de "la política represiva y la violencia contra los jóvenes que ejerce este Gobierno".

Al margen de estas votaciones, el debate se centró también en algunos aspectos de lo sucedido. Según el rector, el día de la visita de Aznar, la policía tenía "órdenes de permeabilidad cero". Solá admitió que había pasado miedo, porque al principio solo había cinco policías "y era una situación de extrema gravedad". "Entre mis estudiantes no hay ningún profesional de la violencia", añadió el rector desmintiendo las filtraciones policiales calificando así a algunos de los alumnos que protestaron. También quiso salir al paso de la teoría de que todo sucedió fuera del campus de la UAB. "El CNM está integrado en la UAB, está en nuestro campus", dijo. "No tengo ninguna duda sobre la titularidad del lugar. Tendremos que poner carteles que lo indiquen". También salió al paso de las "manipulaciones informativas intencionadas por parte de la delegada de Gobierno" y recordó que la UAB ha puesto una denuncia por los hechos ante el juzgado de Cerdanyola.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de enero de 1999

Más información

  • La UAB plantea que el Constitucional determine el contenido de la autonomía universitaria