Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva planta en el 2000

La presión social iniciada hace lustros para que Campsa -ahora Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH)- desmantelara en Alicante sus instalaciones portuarias de almacenamiento emplazadas a escasos 50 metros de las viviendas, dio sus frutos al final de la pasada legislatura. El ex alcalde socialista Ángel Luna se hizo la foto, vestido de faena y soplete en mano, para anunciar el traslado de los depósitos a las afueras de la ciudad. Según el acuerdo alcanzado entre la Administración y CLH, la compañía se comprometió a construir una nueva planta en la finca Els Reiets y dotarla de modernos dispositivos de control que garanticen el suministro, la seguridad en las operaciones y el respeto al medio ambiente. La dirección de CLH asegura que la nueva planta, en la que se invertirán 3.000 millones de pesetas, estará acabada en el segundo semestre de este año y será operativa en el año 2.000. Según el convenio, seis meses después de que la factoría de Els Reiets comience a funcionar, las instalaciones portuarias deben quedar totalmente desmanteladas. La desaparición de los depósitos de la zona portuaria de poniente está prevista en el ordenamiento urbano de Alicante que, a través del Plan Especial del Puerto, contempla un "aprovechamiento más racional de las infraestructuras" sobre los terrenos liberados. La Autoridad Portuaria ya ha recibido ofertas para construir un nuevo complejo de ocio sobre el suelo que liberen los depósitos actuales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de enero de 1999