COMUNICACIÓN

Un empresario de prensa portugués prohíbe salir a la calle a fumar

Los cerca de 450 trabajadores, la mayoría periodistas, del grupo de comunicación portugués Impala no podrán abandonar la sede de la empresa, bajo amenaza de despido, durante los dos descansos diarios de 15 minutos legales, que eran aprovechados por algunos para fumar, algo prohibido dentro de las instalaciones. La medida adoptada hace dos días por el propietario del grupo que edita quince publicaciones como las revistas Mujer Moderna o Nova Gente, Jacques Rodrigues, ha sido calificado por sus empleados como la de un "antitabaquista militante".

Para terminar con el vicio, el empresario ordenó a los miembros de seguridad que anotasen el nombre de quien abandonase el edificio, y prometió controlar él mismo la puerta con la amenaza de despedir a quien no cumpla la norma, según denunció un periodista de la empresa.

Un trabajador declaró a una emisora de radio que tras la orden muchos de los no fumadores que se quedaban en su puesto de trabajo durante el descanso abandonaron el viernes el edificio, en un claro desafío a lo que consideró "prepotencia del patrón" y un claro ejemplo de "capitalismo salvaje".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de enero de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50