CiU propone que la ONU permita la autodeterminación de Cataluña

Convergència i Unió propugnó ayer una "relectura" del derecho de autodeterminación para sacarlo de los límites en que lo constriñe la referencia de la ONU a la descolonización. En una sesión del Parlamento catalán dedicada a conmemorar el quincuagésimo aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el diputado convergente Jaume Camps reclamó que Naciones Unidas "respete y fomente" la autodeterminación en su sentido más amplio, incluyendo en ella las "reclamaciones subestatales e interestatales".

El aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 mostró ayer las profundas diferencias entre los partidos catalanes. Los nacionalistas de CiU, ERC y el Partit per la Independència la derivaron hacia la reivindicación de la autodeterminación de los pueblos reconocida en los Pactos de Derechos Civiles y Políticos de 1966.Camps, que reclamó una actualización de este derecho y una relectura en clave catalanista, argumentó que el concepto clásico del derecho de autodeterminación es "prisionero" del principio de integridad territorial de los Estados. La ONU, dijo, lo limita a los supuestos de dominación colonial, ocupación militar o regímenes autoritarios, no aplicables a Cataluña. Por eso sostuvo que la autodeterminación debe entenderse también como "un proceso de elección continuo hacia la consecución de la seguridad humana y a la satisfacción de las necesidades de los pueblos".

Este proceso debe ser democrático, puede incluir referéndums, dijo, y necesita la protección de las Naciones Unidas. Pidió la creación de un "fórum permanente de pueblos", con funciones consultivas para la ONU, y coordinado con su Asamblea General.

Las demás fuerzas se ciñeron en sus discursos al avance social y político que supuso la Declaración de los Derechos Humanos. El socialista Higini Clotas puso el acento en el valor de la igualdad, a la que considera como el punto de partida para todos los demás derechos. Rafael Ribó, de Iniciativa-Verds, destacó que en Cataluña hay 200.000 personas que no tienen reconocidos derechos políticos por su condición de inmigrantes. Josep Lluís Carod, de ERC, propuso la creación de una Comisión de la Verdad sobre el franquismo y que el Gobierno democrático pida perdón por los daños de la dictadura, como se hizo en Alemania tras el nazismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de diciembre de 1998.

Lo más visto en...

Top 50