Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán ofrece trabajo a científicos rusos expertos en armas químicas

El Gobierno de Irán ha iniciado un intento para contratar a científicios de la ex Unión Soviética que trabajaron en los laboratorios vinculados al vasto programa de armas biólogicas de Moscú. Los iraníes ya han logrado convencer a algunos científicos para que acepten puestos en Teherán, según informan científicos rusos y fuentes norteamericanas.

Funcionarios iraníes se han puesto en contacto con docenas de científicos ex soviétcios que produjeron armas biológicas, y les han ofrecido cerca de 5.000 dólares al mes (unas 700.000 pesetas) a cambio de sus servicios. Una cantidad que supera con mucho las entre 8.000 y 15.000 pesetas de un sueldo medio actual en Rusia.Científicos rusos señalan que sus compañeros han rechazado la mayoría de estas ofertas, pero reconocen que al menos cinco de sus colegas se han trasladado durante los últimos años a Irán para trabajar. Otros negociaron contratos que les permiten seguir viviendo en Rusia mientras cursan investigaciones para Teherán.

Más de una docena de los ex guerreros biológicos confirmaron, en conversaciones en Rusia y Kazajistán, que habían sido contactados por Teherán, y dos admitieron que el Gobierno iraní les había solicitado fabricar armas biológicas. Fuentes estadounidenses afirman que otros varios científicos rusos han reconocido reuniones parecidas y creen que Irán está desarrollando un arsenal bacteriológico.

Teherán tiene fuertes motivaciones para disponer de un programa de armas biológicas, e incluso hace una década expresó su interés en adquirirlas. La mayoría de los iraníes creen que Irak empleó un arsenal biológico y químico durante la guerra entre los dos países, en los años ochenta, y varios Estados de la región, como Israel, Siria e Irak, son sospechosos de poseer armas bacteriológicas.

Golamhusein Dehghani, consejero de la misión iraní ante Naciones Unidas, admitió que su país emplea a muchos científicos extranjeros, pero sostuvo que todos realizan investigaciones pacíficas. Dehghani subrayó que Irán ratificó el acuerdo internacional de 1972, que prohíbe la guerra bacteriológica, y rechazó "categoricamente" las nuevas acusaciones. No obstante, veteranos de los programas bacteriológicos de EEUU y Rusia, rechazan los desmentidos iraníes: "Frecuentemente es difícil distinguir entre un medicamento y un arma, o entre una investigación ofensiva y otra defensiva. Lo importante es la voluntad, y eso complica la confianza", señala Lev Sandakhchiev, jefe del laboratorio ruso Vector, que fabricaba armas biológicas en la época soviética.

Preocupación de EEUU

Fuentes estadounidenses afirman estar preocupadas por los éxitos que han tenido los iraníes en contratar a ex guerreros bacteriológicos, porque esto significa que los ex funcionarios del programa soviético - cerca de 70.000 científicos y técnicos-, están al alcance de cualquiera que tenga bastante dinero, incluidos terroristas.La ex Unión Soviética montó el más formidable arsenal bacteriológico que ha existido jamás. Algunos expertos estiman que los científicos investigaron más de 50 agentes biológicos y prepararon cerca de una docena para su uso en la guerra. Bombarderos y misiles intercontinentales estaban listos en cualquier instante para diseminar cientos de toneladas de viruela, peste, y ántrax, los suficientes para borrar países enteros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de diciembre de 1998

Más información

  • El salario es de 700.000 pesetas al mes