Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"¿Dónde está la bolsa amarilla?"

Los vecinos de Moratalaz recibieron un paquete de bolsas amarillas con las que el Ayuntamiento pretendía enseñarles el camino a seguir para la recogida selectiva de basura. Agotadas las bolsas enviadas por el municipio, algunos vecinos decidieron que ya no tenían motivos para separar la basura.Emilia, de 54 años, seleccionó los desperdicios de su casa mientras le duraron las bolsas de regalo. Ayer, en la calle de Arroyo Fontarrón, se preguntaba: "¿Dónde está la bolsa amarilla? Nos mandaron un paquete y nada más", se quejaba. "Mientras no me manden más, no hago nada. Si ellos sacan beneficio, que nos ayuden a hacerlo", decía la mujer.

Aurelio, de 69 años, tampoco ha aprendido la lección. "No entendí muy bien qué querían con esto de la basura. Yo la tiro toda junta y en el primer lugar que veo". "El alcalde", apuntó Edelmiro, otro vecino de la calle de Tacona, "se equivocó porque puso el plan y no colocó en cada portal un contenedor de cada tipo". Para otros vecinos, el problema nace por la falta de espacio. "Tengo una cocina pequeña y no voy a estar poniendo dos bolsas para separar la basura", decía Ignacio, de 56 años.

Cipriano Buendía y Victoriano Sanz sí estaban aplicados. "Separamos la basura y la tiramos en cada contenedor", explicaron. "Yo", dijo Buendía, "lo que no hago es comprar bolsas amarillas. Separo la basura y la echo en su correspondiente lugar", explicó.

Otro vecino se sintió maltratado respecto a varios pueblos de la región que recibieron cubos de basura gratis con dos compartimientos: "En muchos pueblos dieron cubos dobles, y aquí, nada de nada, por ahorrar dos duros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de diciembre de 1998