Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fracasa el plan de recogida selectiva de basuras en el distrito de Moratalaz

Los vecinos de Moratalaz (105.000 habitantes) no responden al plan de recogida selectiva de basuras: los contenedores que teóricamente deben almacenar la basura inorgánica se encuentran vacíos y la gente comenta que no sabe muy bien dónde colocar cada desperdicio. El plan comenzó en marzo y constituye una verdadera prueba de fuego: antes del 2001, toda la ciudad deberá separar la basura. El edil de Medio Ambiente, Adriano García-Loygorri, reconoce que "hay cosas que deben mejorar".

Para García-Loygorri, el problema radica en la concienciación ciudadana. "Pero no es sencillo que, de golpe, la gente cambie sus costumbres: debe hacerse poco a poco", explicó. Desde marzo, las calles de este distrito, Moratalaz, que constituye por sí solo la mayor población de la región que separa la basura, cuentan con 2.500 contenedores nuevos con tapa amarilla. Ahí es donde se tienen que depositar los envases de plástico, los tetra brick y las latas de refresco y conservas. El resto de los desperdicios debe dejarse en los 5.000 contenedores de tapa verde.Sobre el papel parece fácil, pero, por lo que se observa en los contenedores de Moratalaz, no lo es: los de tapa amarilla (para la basura inorgánica)se encuentran vacíos, según pudo comprobar ayer este periódico. El concejal añade: "Algunas veces se ponen restos de comida [basura orgánica] en el contenedor de tapa amarilla, lo que no es correcto. Falta más campaña de publicidad", se disculpó. Los vecinos comentan que deberían haber puesto más contenedores. "Antes había un contenedor en cada portal y ahora no: ¿Cómo quieren que colaboremos?", se quejó ayer un vecino del barrio. Muchos ignoran que su distrito es el único que practica la recogida selectiva de desperdicios.

Nuevos distritos

Antes de que termine 1999, nuevos distritos madrileños separarán la basura. El gobierno municipal ha afirmado que los nuevos distritos con recogida ecológica estarán en el sur: Villaverde, Usera y Puente y Villa de Vallecas. Y antes de que empiece el 2001, toda la ciudad deberá poner los envases de plástico y las latas en un sitio y el resto de los desperdicios en otro para cumplir con la normativa regional. El concejal del PSOE Rafael Merino denunció ayer que la ciudad no está preparada para separar la basura: "Si se cumplen los planes del equipo de gobierno, cientos de miles de madrileños separarán los desperdicios a finales del año que viene. Y las dos plantas de reciclado con que cuenta Madrid, la de Tirmadrid y la de Tegemesa, carecen de capacidad para tratar las toneladas de basura".El edil de Limpieza salió al paso de las críticas aduciendo que el nuevo vertedero que actualmente construye la empresa Vertresa "estará terminado en 1999". "Y ahí es donde se van a tratar las toneladas de basura de los contenedores amarillos", añadió el concejal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de diciembre de 1998

Más información

  • El edil de Medio Ambiente reconoce que "hay cosas que mejorar"