Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vía verde al Plazaola

El trazado del antiguo ferrocarril minero entre Guipúzcoa y Navarra se recupera como 'ruta verde'

Es la primera Vía Verde entre Guipúzcoa y Navarra. Tiene más de 25 kilómetros de longitud entre las localidades Andoain y Mugiro, ya en Navarra, y recuperará definitivamente para usos recreativos todo el trazado que la Compañía Minero Guipuzcoana construyó al comenzar el siglo y que acabó uniendo por ferrocarril Pamplona y San Sebastián. Se trata del antiguo trazado del Plazaola, un proyecto turístico impulsado en Navarra desde 1988 por el consorcio turístico que lleva el nombre de aquel tren y cuyas obras acaba de iniciar el Ministerio de Medio Ambiente en el tramo de 10 kilómetros que une las localidades navarras de Lekunberri y Uitzi, tras haber sido presentado en 1993 al programa nacional de Vías Verdes que coordina la Fundación Ferrocarriles Españoles (FFE). En la vertiente guipuzcoana del valle de Leizarán, la Diputación ha concluido también una primera fase con la recuperación de 14 puentes y una inversión de 40 millones de pesetas. Las minas de Plazaola, situadas justamente en la linde de las provincias de Guipúzcoa y Navarra fueron el detonante para el comienzo de la historia de un tren singular. Desde 1902, fue un ferrocarril minero que unía Plazaola con Andoain. Desde 1914, acogió pasajeros en los 85 kilómetros de recorrido entre San Sebastián y Pamplona, y en 1953, pasó a mejor vida al no poder soportar la competencia del transporte por carretera. Su trazado, aunque desmantelado, quedó casi intacto. Ahora se convertirá en la primera Vía Verde entre Navarra y Guipúzcoa, un sendero ferroviario reconvertido de 3,5 metros de anchura de caja por el que podrán discurrir los peatones, las bicicletas o los caballos. En Guipúzcoa, se trabaja ya para completar en 1999 la segunda fase: el arreglo de los 27 túneles del trazado, que suman un total de 2,2 kilómetros, y cuyas obras, presupuestadas en 100 millones de pesetas, serán adjudicadas de forma inmediata. Esos túneles no tendrán iluminación, aunque sí estarán señalizados gracias a la energía procedente de varios paneles solares. En Navarra, en esta primera fase se acondicionarán también los 2.800 metros del túnel de Uitzi. La empresa Pecune SA acaba de iniciar las obras de la primera fase, entre Lekunberri y Uitzi, tras adjudicarse el concurso de Medio Ambiente por 100 millones de pesetas. En ocho meses estarán acabadas. Para recuperar el trazado, los municipios y el propio Gobierno de Navarra han tenido que expropiar terrenos y negociar la venta con un contratista extremeño que se convirtió en el único propietario de este chorizo ferroviario cuando nadie lo quería y ha obtenido después suculentos beneficios. De esta forma, Guipúzcoa y Navarra se unirán a la pionera Álava, cuya Diputación realizó un proyecto similar en 1997 y a Vizcaya, que disfruta ya de un tramo de tres kilómetros en Galdames, antiguo tramo de ferrocarril minero convertido en bidegorri.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de diciembre de 1998