Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Saldaña reconoce "algo de informalidad" en el caso de la niña de Benamaurel

El consejero de Asuntos Sociales, Isaías Pérez Saldaña, reconoció ayer que la Junta de Andalucía "pudo cometer algún aspecto de informalidad" en la tramitación del expediente de desamparo -retirada judicial de derechos a los padres- cuando apartó a la niña de Benamaurel (Granada) de la familia adoptiva que supuestamente la maltrataba. Pérez Saldaña respondió así al auto emitido el pasado 18 de septiembre por el Juzgado de Familia número 7 de Sevilla en el que se acusa a la Junta de complicar el tutelaje de la pequeña, que ahora tiene 12 años, hasta el punto que ha pasado por tres familias, en Bormujos, Dos Hermanas y Granada. El auto señala que cuando la Junta retiró a la niña de sus padres adoptivos de Bormujos (Sevilla) hace seis años, se la entregó a una familia de acogida en Dos Hermanas sin esperar a la resolución judicial, que devolvió la custodia a los primeros a pesar de los malos tratos que presuntamente recibía de su madre adoptiva. Añade que la niña estuvo "en clara situación de riesgo para su salud psíquica" durante su estancia en un centro de acogida de la Junta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de diciembre de 1998