Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El temporal de viento y granizo embellece el éxito del keniano Ruto en el maratón de San Sebastián

El circuito del maratón de San Sebastián se encuentra entre los cinco mejores de Europa, como ayer quedó demostrado en su vigesimoprimera edición, disputada bajo unas condiciones climáticas infernales, pese a lo cual el vencedor de la prueba, el keniano Julius Ruto, realizó un excelente registro de 2 horas, 10 minutos y 46 segundos, por delante del catalán Bartolomé Serrano y del marroquí (afincado en Orio) Kamel Ziani. La extremeña Tina Ramos (2:37:21) se impuso en la categoría femenina. Alrededor de 1.300 atletas tomaron parte en la carrera.

El azote del viento, la incómoda lluvia y el castigo de una fuerte granizada pusieron a prueba la valentía de los atletas, más de un millar de atrevidos deportistas que desafiaron a la inclemente climatología para recorrer los 42,195 kilómetros del maratón donostiarra, que posee uno de los mejores circuitos de Europa. Los participantes recibieron un serio correctivo durante su travesía por las calles de San Sebastián, sobre un perfil prácticamente llano, pero seriamente endurecido por las ráfagas de viento. Pese a estas adversidades, los candidatos a la victoria comenzaron la prueba marcando unos parciales notables (30:45 en el kilómetro 10, 1:05:25 a mitad de trayecto y 1:17:25 en el 25), desafiando al contratiempo atmosférico. La selección fue rápida por mor de la velocidad que imprimieron las liebres. El marroquí Omar, el keniano Bekele y el catalán Serrano descolgaron enseguida a un ramillete de favoritos, entre los que estaban Ziani, Kiptanui y Gilbert Ruto, pero aquéllos se vieron sorprendidos por la progresión de un desconocido llamado Julius Ruto, un debutante en maratón que no contaba para nadie en los pronósticos. Viniendo desde atrás, remontando zancada tras otra, el keniano cambió el discurso de la prueba. La carrera dio un vuelco desde el kilómetro 28, cuando Julius Ruto conectó con Bartolomé Serrano y Kikadu Bekele. Desde ahí Ruto asumió todo el peso de la carrera y rompió la misma, dejando a sus rivales sin opciones para el triunfo. Primero abrió hueco y después siguió a un ritmo sensacional (por debajo de 3 minutos y 10 segundos el kilómetro) hasta la meta, comportándose como un vetarano en estas lides. Ruto, de una delgadez esquelética, pero con un correr armonioso y estilizado, engulló los últimos cinco kilómetros con un tren fortísimo, aprovechando la energía que no malgastó en el tramo inicial de la prueba. Muy entero en la llegada El keniano resistió muy bien y entró en la llegada muy entero, tras parar el cronómetro en 2:10:46, 43 segundos por encima del récord de este circuito que posee el británico Nerurkar desde 1993, logrado en la Copa del mundo de Maratón. Con otras condiciones climáticas, afirmó el triunfador Ruto, "hoy hubiera bajado de dos horas y nueve minutos", y nadie se atrevió a rebatirle. Fue un ciclón en medio de la tormenta de agua y granizo. A casi tres minutos de distancia le sucedió en la meta Bartolomé Serrano, firme candidato a la victoria, que confesó haber sufrido "un calvario" cuando el viento golpeaba con firmeza en el paseo de La Concha. El tercer clasificado, el marroquí Kamel Ziani, que vive desde los dos años en Orio, también se sobrepuso al bache que sufrió en la primera parte de la carrera. Rehizo su galopada y terminó muy fuerte, aunque con una marca discreta (2:15:21). En categoría femenina, la extremeña Tina Ramos obtuvo una plusmarca regional en 2:37:21, aunque también lamentó la hostil climatología, que le impidió lograr su objetivo: la marca mínima para el mundial de Sevilla. La gallega Esther Pedrosa y la guipuzcoana Amaia Arana coparon el podio femenino. El campeón del mundo de la especialidad, Abel Antón, presente en la prueba, aseguró que el de San Sebastián posee, junto a Roterdam y Londres, un recorrido envidiable. Sin embargo, la organización está considerando seriamente la posibilidad de mejorar algunos aspectos del circuito, como los 6 giros de 180 grados que dan los atletas, lo que supone perder al menos un minuto en la llegada. El keniano Luke Kipkosgei, con un tiempo de 30 minutos y 57 segundos, se adjudicó el XV Cross de Llodio por delante de sus compatriotas Paul Koech y Tom Nyariki. El alavés Martín Fiz terminó cuarto (32:03) y confirmó su fenomenal estado de forma para afrontar el campeonato europeo, dentro de dos semanas, donde se medirá con el soriano Abel Antón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de noviembre de 1998

Más información

  • La organización retocará el recorrido para mejorar las marcas de los atletas