Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pujol tratará de reconfirmar el compromiso de Aznar de no hacer coincidir las legislativas con las catalanas

VIENE DE LA PÁGINA 1 Los defensores de la opción de anticipar los comicios al mes de marzo próximo alertaron de que si las elecciones se dejasen para noviembre, la campaña se celebraría en plena negociación de los Presupuestos del Estado del 2000, de modo que los diputados de CiU podrían verse obligados a satisfacer todos los deseos del Gobierno del PP, so pena de arriesgarse a que José María Aznar adelantase los comicios generales y los hiciera coincidir con los catalanes, lo que previsiblemente resultaría desastroso para los intereses de CiU. Aunque fuentes del Gobierno catalán aseguran que Pujol ya dispone de un compromiso firme de Aznar de que no superpondrá las elecciones generales a las catalanas, otras fuentes nacionalistas señalaron que el presidente catalán tratará de reconfirmar esa promesa antes de tomar una decisión. Los miembros del consejo nacional convergente valoraron con satisfacción que su líder abriese ayer un turno de palabras para recoger opiniones sobre el calendario electoral. Era la primera vez en la historia del partido que esto sucedía, tal como se encargaron de recordar ayer algunos consejeros. La legislación vigente confiere la potestad de disolver el Parlament y fijar la fecha de las elecciones al presidente de la Generalitat en exclusiva, y Pujol siempre ha aplicado esta norma hasta sus últimas consecuencias. Hasta ahora, sólo había recabado opiniones al respecto en círculos restringidos de la dirección nacionalista, pero nunca lo había hecho en un foro tan amplio como el consejo nacional convergente. El consejo nombró por unanimidad a su secretario general, Pere Esteve, primer candidato de la coalición CiU a las elecciones europeas de junio de 1999. También aprobó una resolución en favor de la creación de selecciones deportivas catalanas, así como otra de apoyo y solidaridad con los alcaldes y concejales nacionalistas que están implicados en procesos judiciales pendientes de sentencia "y que son sometidos injustamente a un trato condenatorio por parte de algunos medios de comunicación y de otros partidos políticos". Esta resolución parece hecha a la medida del alcalde de Tarragona, Joan Miquel Nadal, acusado de prevaricación. El consejo certificó asimismo el estancamiento de la negociación con Unió sobre las candidaturas municipales de CiU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de noviembre de 1998