Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Federación de Vecinos dice que se van a levantar 6.600 pisos junto a Barajas

La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (FRAVM) ha advertido de la posibilidad de que se construyan 6.699 nuevas viviendas en desarrollos urbanísticos del distrito de Barajas que limitan con el aeropuerto y la zona de influencia de los ruidos producidos por las aeronaves.Estos desarrollos figuran en el Plan General de Urbanismo de Madrid, aprobado en abril de 1997. Uno de ellos, acaba de salir a información pública. En esta zona, que comprende 543.778 metros cuadrados de superficie, se prevé la construcción de 1.488 viviendas.

Los desarrollos previstos por el Ayuntamiento para el distrito de Barajas en el período 1997-2000 suponen un crecimiento del 54,5% sobre las viviendas existentes en el distrito (12.289). En número de habitantes, significa que la población crecerá en 20.767 habitantes, un 63% más que la población censada en 1996.

La FRAVM recuerda en sus alegaciones a este Plan Parcial, que la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de la tercera pista establece que los desarrollos residenciales previstos para después de su aprobación deberán modificarse si se encuentran dentro de las zonas afectadas por el ruido del aeropuerto.

En sus alegaciones, la Federación de Vecinos advierte que las nuevas viviendas que se construyan en esta zona no tendrán derecho a las indemnizaciones de Aeropuerto Españoles y Navegación Aérea (AENA) para ser insonorizadas y dado que no existe ninguna norma de edificación para viviendas afectadas por el ruido de aviones, no existe ninguna autoridad que controle que los nuevos pisos están debidamente insonorizados. Además, señalan que el Plan Parcial está redactado sin conocer las alturas reales que podrán tener las edificaciones de uso residencial y del resto de los usos, ya que dependerán de un informe que debe emitir la Dirección General de Aviación Civil. Otra de las objeciones de la Federación de Vecinos al Ensanche de Barajas es el incumplimiento de la norma que establece que al menos el 50% de las viviendas en cada nuevo desarrollo tengan carácter de protegidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de noviembre de 1998