Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres pacientes han muerto por 'legionella' en el hospital Miguel Servet de Zaragoza

El centro sanitario cierra la planta de hematología para intentar frenar el brote

El hospital Miguel Servet de Zaragoza ha tenido que cerrar su planta de hematología por la muerte de tres pacientes en las últimas semanas, debido a un brote de legionelosis. Al menos otras dos personas están siendo vigiladas ante la sospecha de que puedan padecer la enfermedad. El origen del brote está en el propio hospital, según los análisis de sus especialistas. El primer caso se detectó el pasado mes de septiembre. El director médico del Servet, Ricardo Canals, aseguraba anoche que ya se han adoptado todas las medidas necesarias para controlar el brote.

MÁS INFORMACIÓN

Los tres fallecidos, dos mujeres y un hombre, eran personas "con defensas bajas", según Canals, que también señaló que lo normal es que sean los pacientes los que llevan la bacteria al hospital. "En este caso no ha sido así y estamos convencidos de que el brote está en el hospital", admite el director médico.El brote se ha comunicado ya a las autoridades sanitarias, tal y como establecen los protocolos sanitarios cuando fallece más de un paciente por esta bacteria en un periodo inferior a los seis meses.

La legionella es una bacteria que provoca un tipo grave de neumonía y puede también dañar el hígado, el riñón, el cerebro y el tracto intestinal. La infección que causa se llama legionelosis, y el riesgo de contraerla aumenta con la edad, el tabaquismo, las enfermedades respiratorias y ciertos tumores. En septiembre y octubre de 1996, un brote en Alcalá de Henares (Madrid) afectó a 224 personas y mató a 11 de ellas, casi todas ya graves antes de la infección.

El hospital Miguel Servet ha remitido muestras al laboratorio Carlos III de Madrid, pero antes de conocer los resultados ha tomado medidas como hiperclorar el agua y someter a altas temperaturas los conductos de aire acondicionado, que transmiten la bacteria.

La dirección del hospital ha recomendado que se den altas de fin de semana, porque ese plan de choque puede provocar trastornos a los pacientes ingresados. El foco está probablemente en uno de los servicios de la planta de hematología. "El Servet es un hospital construido a pedazos" reconoce el director médico.

La dirección de salud pública de la Diputación General de Aragón señaló ayer: "Se ha hecho lo que hay que hacer en estos casos. Está todo escrito, lo marcan los protocolos y éstos se han cumplido".

El hospital Miguel Servet es centro de referencia no sólo para Zaragoza, sino también para Huesca, Teruel y La Rioja. Tiene una capacidad de 1.300 camas. La planta de hematología está situada en uno de los tres edificios, el que alberga el Hospital General.

Las autoridades sanitarias aragonesas no creen que sea necesario desalojar todo el edificio. Parte del nerviosismo se debe a un anterior brote de legionella que afectó en los años ochenta a varios oficiales del Ejército ingresados en el centro regional de mando de Zaragoza, que tuvo que cerrarse durante varios meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de noviembre de 1998