Villapalos accede a incluir alumnos en el Consejo de Universidades

La multitudinaria manifestación de universitarios que colapsó el centro de Madrid el pasado día 12 comienza a arrojar sus primeros resultados. El consejero de Educación y Cultura, Gustavo Villapalos, recibió ayer a una delegación de las asociaciones convocantes (estudiantes izquierdistas de la Complutense y la Autónoma, fundamentalmente) y les anunció que autorizaría su presencia en el Consejo de Universidades de Madrid, ampliaría las becas por estudios y suprimiría el recargo en las segundas matrículas, tres de las principales demandas de estos colectivos universitarios.El Consejo de Gobierno aprobará mañana mismo la modificación de la Ley de Coordinación Universitaria -por trámite de urgencia y lectura única- para que los estudiantes participen en el Consejo de Universidades. Este órgano consultivo está integrado por los altos cargos educativos de la Comunidad, los rectores y los representantes de los consejos sociales, y por sus manos pasan todos los proyectos universitarios de la región antes de su aprobación definitiva.

La inclusión de portavoces estudiantiles era una reivindicación histórica de la izquierda, pero nada hacía pensar que se consiguiera en tan corto espacio de tiempo. El 20 de octubre, coincidiendo con la primera reunión de este órgano, Villapalos había objetado, irónico: "¿Estudiantes? Izquierda Unida ya cuenta con un representante, Borja Goñi, que es estudiante...".

Becas desiertas

El consejero también se comprometió a elevar la cuantía de las ayudas al estudio de los 200 millones actuales a unos 310, de los que 80 serían específicamente para estudios de humanidades. Estas becas son adicionales a las que convoca el Ministerio de Educación y en el primer curso de su entrada en vigor -el 1997-98- quedaron desiertas en sus dos terceras partes. Políticos y alumnos coincidieron ayer en que este fenómeno se debió a una deficiente información pública, por lo que la Comunidad lanzará una campaña publicitaria a través de Telemadrid y los estudiantes pondrán su granito de arena en los tablones de anuncios de las distintas facultades.En cuanto al recargo por la segunda matrícula, desaparecerá en Madrid a partir del próximo curso. No sucederá lo mismo con la tercera matrícula, aunque la penalización se reducirá drásticamente: del 130% actual a poco más del 10%.

Uno de los portavoces estudiantiles, Antonio Bellver Soroa, admitió que el talante de la Comunidad había sido "receptivo y dialogante", pero aclaró que la manifestación de mañana, junto a los alumnos de secundaria, sigue en pie. "Ahora cargaremos las tintas contra el ministerio. La ministra está diciendo muchas tonterías de nosotros", apuntó, en alusión a que Esperanza Aguirre desacreditó las protestas, al decir que bastaba "ver el nombre de los convocantes".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS