Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA APUESTA POR UN MADRID SUBTERRÁNEO

El alcalde traza una red de autopistas subterráneas para llegar antes al centro

El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, le ha buscado un trabajo a los topos gigantes que horadan actualmente el subsuelo de la capital en la ampliación del metro. Las tuneladoras, que se encuentran ya en la recta final de sus compromisos con el suburbano madrileño, abrirán cerca de 140 kilómetros de túneles nuevos para crear una red de autopistas bajo la almendra de la ciudad. Ésa es, al menos, la intención del Partido Popular si Álvarez del Manzano repite mandato al frente de la Casa de la Villa. Una vieja idea (la primera vez que el PP se refirió al asunto del gran túnel bajo la ciudad fue en 1990) que ayer se bautizó con un padrino especial: el ministro de Fomento, Rafael Arias-Salgado.Los concejales de Tráfico, José Ignacio Echevarría, y de Obras e Infraestructuras, Enrique Villoria, presentaron ayer, junto al ministro, la denominada Red Especializada de Vías Subterráneas (REVS): 12 túneles diseñados para captar el tráfico que entre cada día en la capital, tanto por las cuatro radiales de peaje previstas por Fomento como por las carreteras nacionales, e introducirlo en el centro. Se trata de "la obra más importante que se realice en Madrid", según Enrique Villoria, aunque el propio concejal matizó: "Si llega a hacerse". Y es que el escepticismo acompañó la presentación de un proyecto que el PP incluirá en su programa electoral como la promesa estrella. La ausencia del alcalde, que llegó cuando el acto estaba a punto de concluir, así como de las principales constructoras, contribuyó a crear esa impresión. La ausencia del capital privado fue especialmente significativa por cuanto es de este sector de donde saldrán los 300.000 millones que costarán las autopistas. Los túneles, de peaje, captarán el 10% de los 350.000 vehículos diarios que entrarán en el año 2006, según un informe de Fomento. Arias-Salgado cree que se trata de un proyecto rentable. PASA A LA PÁGINA 3 y 4

Por horas

Los vehículos que accedan al centro por los túneles de peaje no podrán salir a la calle

El edil de Obras, Enrique Villoria, cifró ayer en 200 o 300 pesetas lo que costará ingresar en las autopistas subterráneas desde la M-40. A esa cantidad hay que sumar el peaje que se haya pagado previamente en cualquiera de las radiales, y lo que cueste el aparcamiento, que Villoria situó en los precios "normales: 200 pesetas las hora". Si se estaciona el vehículo durante la jornada laboral, a una media de ocho horas, habrá que pagar más de 2.000 pesetas por llegar al centro en seis minutos. Las empresas podrán recuperar los 300.000 millones previstos en la inversión en un plazo de 25 años, según el ministro Arias-Salgado. El informe elaborado por Fomento para conocer la viabilidad del proyecto incluye a "todos aquellos que fuera de las horas punta vienen a Madrid a realizar gestiones o compras; los que residiendo en el centro tienen su trabajo en la periferia y, por último, los que residiendo en la almendra central usen los aparcamientos de la red como estacionamiento nocturno". "Se trata de ensanchar el espacio urbano y buscar alternativas para que no se colapse la ciudad", según el alcalde."El comienzo de las obras podría situarse en el próximo año o año y medio", según Villoria. Sólo si gana el Partido Popular.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de noviembre de 1998

Más información