Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clos reclama que la Autoridad del Transporte gestione los peajes

El alcalde de Barcelona, Joan Clos, considera que la gestión de los peajes debería pasar a manos de la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM), organismo que dirige el transporte en la región de Barcelona. El punto de vista del alcalde es que la política en la rebaja o cambios en las tarifas de los peajes debería ser competencia de la ATM por el impacto que tiene en el conjunto del transporte metropolitano. El alcalde hizo esas afirmaciones en el transcurso de un debate sobre el transporte público, organizado por la Asociación para la Promoción del Transporte Público. El alcalde comentó, además, que algo hay que hacer cuando es imposible poder financiar el transporte público si no hay presupuestos "mientras una compañía obtiene beneficios suculentos". La posibilidad de que la ATM participe en la gestión de los peajes también está bien vista por el Ministerio de Fomento, según apuntaron fuentes de la ATM. En el debate, el alcalde insistió en el desequilibrio de la red de transporte público entre Madrid y Barcelona: "Mientras en Madrid se realizan 1.200.000 viajes diarios, en Barcelona la cifra es la mitad". En el caso de Barcelona, Clos señaló que se requiere una fuerte inversión debido a las diferentes densidades de población que existen entre lo que es propiamente la ciudad (con 15.000 habitantes por kilómetro cuadrado), una segunda área de influencia (con 5.000 habitantes) y una tercera (con 1.500). En opinión del alcalde, la ausencia de una voluntad clara de impulsar el transporte público pone de manifiesto una "conspiración inconsciente para mantener el transporte privado"; y añadió que algunas opciones políticas tienen dificultades en hacer una fuerte inversión en transporte público. Técnicos ilustrados Algunos de los asistentes al debate criticaron la falta de traducción práctica del pacto por la movilidad, firmado por el Consistorio y un centenar de asociaciones e instituciones de Barcelona en verano. También se planteó la discusión sobre el proyecto del AVE. Clos insistió en que el proyecto tiene dos condiciones que deben respetarse: que la estación central sea la de La Sagrera y que llegue a la frontera francesa en el año 2004. El alcalde puntualizó que la ubicación en La Sagrera "no es ningún capricho", sino que obedece a varias razones. Una, la imposibilidad de que Sants pueda tener capacidad para la estación del AVE por la saturación de las vías de entrada que ya padece. Dos, porque la ciudad lleva años desarrollando un proyecto en la zona de La Sagrera porque "dentro de 50 años será el centro de intercomunicaciones". Por último, Clos afirmó que sobre proyectos tan importantes como el del AVE no deben priorizarse las opiniones de unos "cuantos técnicos ilustrados" -en referencia a las propuestas del Ministerio de Fomento- sobre lo que es la demanda de la sociedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de noviembre de 1998