Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas extiende la limitación de jornada a cinco millones de europeos

La herencia de los mártires de Chicago, que consiguieron hace más de un siglo la jornada de ocho horas, se extendió ayer a todos los trabajadores europeos. La Comisión adoptó una serie de disposiciones por las cuales extiende la limitación de la jornada laboral a todos los sectores hasta ahora excluidos de la directiva sobre tiempo de trabajo adoptada en 1993. Más de cinco millones de trabajadores, sobre todo del sector de transportes, se beneficiarán de las nuevas normas de Bruselas.La medida pretende protegerles de los "efectos nefastos que la excesiva duración de la jornada, los insuficientes periodos de descanso o los irregulares ritmos de trabajo tienen sobre su salud y seguridad".

Los trabajadores ahora protegidos desarrollan su actividad en los sectores del transporte por carretera, ferrocarril y marítimo, fluvial y aéreo, pesca y médicos en prácticas.

Dos datos de la precaria seguridad a la que se ven sometidos: 45.000 personas mueren cada año en las carreteras de la Unión Europea; el 18% de los accidentes mortales afecta a conductores de camiones o autocares.

La directiva del año 1993 establecía un tope para la jornada semanal en 48 horas, incluidas las extraordinarias; un periodo mínimo de descanso diario de 11 horas consecutivas; una pausa cuando la jornada diaria supera las seis horas; un descanso semanal de un día, como mínimo; cuatro semanas de vacaciones pagadas, y un tope de trabajo de ocho horas cada 24 horas naturales para los trabajadores nocturnos.

Pues bien, ese texto se modifica ahora para incorporar a sus medidas protectoras genéricas a todos los empleados que no se desplazan (por ejemplo, las taquilleras de las estaciones de ferrocarriles), así como a los "móviles" del ferrocarril, transporte por carretera, aéreo, fluvial y pesquero, aunque con adaptaciones según las exigencias de cada subsector.

Triple objetivo

El objetivo es triple: armonizar la protección social, evitar riesgos de accidente y eliminar la competencia desleal dentro del mercado único. En el subsector de transporte por carretera trabajan 6,5 millones de personas, sobre todo en pequeñas empresas, muy sensibles a las pequeñas diferencias de costes, subrayó el comisario de Transportes, Neil Kinnock. Un 78% de las compañías de transporte explotan un máximo de cinco vehículos.Para los conductores de camiones y asimilados, las nuevas disposiciones establecen la jornada máxima de 48 horas como promedio dentro de un marco de referencia de cuatro meses, con un máximo de 60 horas en algunos casos concretos (ahora son 78), un descanso de media hora cada seis horas de trabajo y de 11 horas al día y 35 horas a la semana.

Para los del transporte marítimo, las disposiciones de la Comisión Europea fijan la jornada máxima en 14 horas cada 24 y 72 horas cada siete días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de noviembre de 1998