Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"No he cometido ningún delito"

En declaraciones realizadas a través de un intérprete y facilitadas a la prensa italiana a través de uno de sus abogados, el líder del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), Abdullah Ocalan, se defiende de las acusaciones que se imputan y de los delitos que se le atribuyen en Alemania y Turquía. "Soy inocente. No he cometido ninguno de los delitos que se me imputan. Mi única culpa es la de ser el jefe del partido de la resistencia de un gran pueblo perseguido".Insiste además en que se entregó voluntariamente a la policía del aeropuerto de Fiumicino, en las afueras de Roma, identificándose con su verdadero nombre para reclamar después asilo político. Ocalan, que goza de una extraordinaria popularidad entre amplios sectores del pueblo kurdo, está asistido en el hospital militar romano donde se encuentra por dos miembros del PKK que velan por él.

La situación dramática del pueblo kurdo, esparcido entre cinco países (Turquía, Irak, Irán, Siria y Armenia), se ha visto agravada por las luchas intestinas entre diversas fracciones del movimiento de liberación, del que forman parte además del PKK, que mantiene una guerra no declarada con Turquía desde 1984, el Partido Democrático del Kurdistán, que tiene buenas relaciones con Ankara, y la Unión Patriótica del Kurdistán, que recibe ayuda de Irán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de noviembre de 1998