Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de kurdos invaden Roma para exigir la libertad de Ocalan

Miles de kurdos procedentes del norte de Europa y otras partes de Italia llegaron ayer a Roma para protestar contra la detención, el jueves, de Abdullah Ocalan, líder del marxista e independentista Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK), y exigir su inmediata puesta en libertad en condiciones de asilado político.

La suerte del líder kurdo, que ha pedido asilo político en Italia y cuya extradición ha reclamado Turquía, está en manos de las autoridades italianas, que, según Lamberto Dini, ministro de Exteriores, "estudiarán con sumo cuidado ambas peticiones". Cuatro miembros del PKK detenidos en una cárcel turca se prendieron fuego ayer en señal de protesta por la captura de Ocalan.La confusión se mantenía ayer en torno a las verdaderas razones que decidieron a Ocalan, de 49 años, a abandonar Moscú a través de Italia, y si su aterrizaje en el aeropuerto de Fiumicino estuvo precedido o no por un acuerdo con las autoridades italianas. Los desmentidos del Gobierno de Roma, que el sábado negó rotundamente haber tratado con Ocalan su eventual entrada en el país, no acaban de disipar todas las dudas. Ocalan será interrogado mañana por los magistrados del Tribunal de Apelación de Roma que firmaron la orden de detención.

La hipótesis de los contactos previos, mencionada el sábado por el portavoz en Europa del PKK, Kani Yilmaz (también reclamado por Turquía), y desmentida por un comunicado de Palazzo Chigi, tiene una cierta lógica, en la medida en que toda la izquierda parlamentaria italiana, desde los Verdes hasta los dos partidos marxista-leninistas del país, mantienen una actitud sumamente favorable y de apoyo explícito a la causa del pueblo kurdo, y en concreto al principal partido revolucionario, el PKK, virulentamente antiturco.

Para entender la posición de un sector de la clase política y de la opinión pública italiana en relación con el caso, baste saber que en favor de conceder el asilo político a Ocalan se ha pronunciado hasta el ex presidente de la República, Francesco Cossiga, presidente honorario de la Unión Democrática para la República (UDR) y una de las figuras más inquietantes de la actual coalición de centro-izquierda.

Al coro de los que reclaman apoyo para Ocalan se sumaron ayer el líder del partido de los Demócratas de Izquierda, Walter Veltroni, y el del Partido de Refundación Comunista, Fausto Bertinotti.La posición de Italia no es fácil, obligada de un lado a mantener su buena imagen de país defensor de los derechos humanos, y presionada, de otro, por Turquía, que ya ha mencionado las graves consecuencias que tendría en las relaciones bilaterales la concesión del asilo a Ocalan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de noviembre de 1998

Más información

  • Turquía pide la extradición del jefe del PKK