Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel prepara un arma biológica que sólo afecta a los árabes

Israel tiene planes para la creación de un arma biológica diseñada para eliminar sólo a cierto tipo de árabes, informó ayer The Sunday Times. Según la versión del semanario británico, científicos israelíes involucrados en el desarrollo de la llamada bomba étnica tratan de aprovechar los descubrimientos médicos que permiten identificar los genes."La intención es utilizar los virus y ciertas bacterias para alterar el código genético" en las células de algunos grupos, asegura The Sunday Times. El plan es crear microorganismos letales que afecten tan sólo a quienes posean un DNA específico. Los virus serían difundidos en el aire o en los sistemas de agua potable.

El periódico señala que los científicos del instituto biológico de Nes Tziyona, el principal centro de investigaciones secretas para el desarrollo de armas químicas y biológicas en Israel, están tropezando con una dificultad irrebatible: tanto los judíos como los árabes son de origen semítico.

La idea de esta arma genética, que según el Sunday Times estaría dirigida principalmente contra los iraquíes, es similar a otra de los científicos surafricanos durante el apartheid y que se conoció como el arma de la pigmentación, concebida para atacar sólo a gente de raza negra. El parlamentario izquierdista israelí Dedi Zucker denunció el proyecto como "una monstruosidad, desde el punto de vista moral basado en nuestra tradición y experiencia".

Aparentemente, ningún intento anterior por desarrollar y aplicar armas genéticas ha tenido éxito. Según un informe confidencial del Pentágono, publicado en 1997, se dice que es posible manipular agentes biológicos para producir armas letales. William Cohen, el secretario de Defensa norteamericano, admitió haber recibido informaciones de que algunos "estaban trabajando en la creación de agentes patógenos con fines étnicos". Citando a "una alta fuente occidental", el Sunday Times sostiene que Cohen se refería, entre otros, a Israel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de noviembre de 1998