Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 'CASO MAREY'

La esposa del ex ministro denuncia "interferencias"

Guadalajara

La esposa de José Barrionuevo, Esperanza Huélamo, denunció ayer que ha habido interferencias "desde arriba" para evitar la concesión del tercer grado penitenciario [la semilibertad] a su marido y a Rafael Vera. A su juicio, ambos "siguen siendo rehenes de la negociación del Gobierno con ETA".

Huélamo, que realizó estas declaraciones tras visitar a su marido en la cárcel de Guadalajara, señaló que da la impresión de que "han llamado desde arriba y han dicho: ahora no toca". La esposa de Barrionuevo argumentó que la semana pasada varios funcionarios de la prisión, como el psicólogo y el asistente social, habían planteado ya la posibilidad del tercer grado, "pero parece que tuvieron órdenes de no llevar la propuesta a la junta de tratamiento" y cuando lo han expuesto en la reunión "parece que ha habido interferencias".

Sobre cómo han recibido Barrionuevo y Vera la noticia de su clasificación como internos de segundo grado penitenciario, Huélamo manifestó que les parece una injusticia. "Los hechos nos van dando la razón y demuestran que esto es un simple ajuste de cuentas político, disfrazado de procedimiento judicial", afirmó la esposa del ex-ministro, que teme que esta situación "sea larga".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de noviembre de 1998