Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arias Salgado rectifica y dice que el AVE llegará a Francia en el 2004

El Gobierno cumplirá sus compromisos y tratará por todos los medios de que el AVE llegue a Francia en el año 2004, tal y como había sido pactado con el país vecino. La afirmación la hizo ayer en el Senado el ministro de Fomento, Rafael Arias Salgado, respondiendo a una pregunta del senador socialista Lluís Armet. Éste afirmó que se sentía satisfecho y agradecía la rectificación para cerrar una polémica que había abierto el propio ministro con "un grado de irresponsabilidad grave".

El diálogo mantenido ayer en el Senado entre el senador Armet y el ministro Arias Salgado no tiene desperdicio y es una importante aproximación a la semántica. El responsable del Ministerio de Fomento explicó que sus afirmaciones de hace unos días en Radio 1 no pueden ser "tomadas como declaraciones", sino que eran "reflexiones en voz alta dentro de un parlamento largo". Así que cuando dijo que el AVE en vez de llegar a la frontera francesa en el 2004 podía hacerlo dos o tres años más tarde, no quería decir eso, sino que pretendía decir todo lo contrario, es decir, que llegaría en el 2004. En consecuencia, siguió diciendo el ministro, cuando ayer afirmó que el AVE llegaría a Francia en el 2004, no rectificaba lo que dijo sino que adquiría un compromiso. El senador Armet lo entendió todo y, tras agradecer que no rectificara "las reflexiones en voz alta", pidió al ministro que en el futuro sea menos frívolo y que deje de mover el calendario del AVE entre Madrid-Barcelona y la frontera francesa para centrarse en conseguir que la obra esté realmente terminada en la fecha acordada entre los gobiernos francés y español. Armet recordó al ministro que en sus "reflexiones" había sugerido que el retraso en España se debía a que los franceses no cumplían sus compromisos y que el Gobierno francés había desmentido con rotundidad este extremo, sin que hasta el momento haya habido respuesta por parte del Ejecutivo español. Los intereses españoles en materia ferroviaria son diferentes a los de Francia, añadió el senador, porque este país está bien comunicado por tren con todo el mundo menos con España, y es a España a la que le interesa mejorar sus conexiones con el resto del continente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de noviembre de 1998