Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Queja sin eco

El intento de las televisiones privadas para limitar la doble financiación de las públicas tiene poco eco entre los Gobiernos. La necesidad de responder a las demandas por competencia desleal planteadas ante Bruselas ha hecho que los servicios comunitarios de la Competencia, que dependen del comisario Van Miert, hayan consultado a los Gobiernos la prohibición de uso de ayudas estatales para financiar programas de variedades o la retransmisión de acontecimientos deportivos. Pero los Estados miembros rechazan una regulación comunitaria de esta materia. El grupo de expertos presidido por Oreja reconoce que las públicas pueden tener actividades comerciales y financiarse con publicidad, sin renunciar a los fondos estatales o a la recaudación de una tasa (canon); sólo pone el acento en separar ambas contabilidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de octubre de 1998