Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Varios profesores interinos prefieren seguir en paro a trabajar en el Campo de Gibraltar El coste económico del traslado y las situaciones de inseguridad son algunos motivos

Los alumnos de educación Secundaria en el Campo de Gibraltar (Cádiz) han padecido este año la aplicación de la LOGSE al no poder contar en el inicio de curso con un total de 140 profesores, cuyas vacantes se encontraron sin ocupar, a pesar, en muchos casos, de haber sido asignadas por la administración. ¿Cuál es el problema? ¿Por qué los docentes prefieren seguir desempleados antes de trasladarse a colegios de esta zona gaditana? Desde los sindicatos de la enseñanza la respuesta es fácil de adivinar, ya que, aseguran, todo se debe a problemas de distancia, que acaban transformándose en problemas económicos. "No se le puede pedir a un profesor en paro que se desplace a varios kilómetros de distancia y se establezca en una ciudad que, en muchos casos, no conoce, porque le obliga a poner por adelantado un dinero que no tiene, en ocasiones", declaró Luis Vilches, secretario comarcal de Unión General de Trabajadores en la rama educativa. El propio Vilches coincide con la visión que algunos profesores de la comarca campogibraltareña tienen de la situación. Violencia escolar Es el caso de Avelina Novoa, profesora de Educación Especial en el colegio Mediterráneo, quien insiste en que los profesores interinos que residen en la zona de la Bahía de Cádiz no quieren venir al Campo de Gibraltar y viceversa, "pero sólo por cuestiones de distancia, no de marginalidad, como se ha apuntado en ocasiones". La zona registró el pasado curso algunos casos de violencia escolar ante los que los docentes se sintieron un tanto indefensos. Esta situación de algunos centros de enseñanza Secundaria en Algeciras y La Línea, principalmente, ha llegado a provocar algunos rechazos por parte de profesores en paro, lo que, no obstante, según creen docentes, sindicatos y representantes de la Administración, "no es la tónica generalizada". "Sé de algunos profesores que han rechazado plazas en La Línea por considerar que los centros a los que eran enviados no gozaban de la seguridad deseada, pero creo que sólo se trata de una mala fama, a veces mal ganada, porque, aunque yo me encuentro en paro, no me importaría dar clases en esta localidad", declaró una profesora de francés en paro, que tan sólo espera ser llamada algún día para cubrir alguna de las muchas vacantes existentes en Andalucía y que ante esta situación prefirió permanecer en el anonimato. Al día de ayer aún eran unas 30 plazas las que quedaban por cubrir, pero tal y como señaló el subdelegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en el Campo de Gibraltar se espera que el problema esté solucionado a lo largo de esta semana. "A finales de la pasada semana, cuando nos reunimos con los padres y los sindicatos, faltaban en la Línea 22 profesores y en Algeciras 14", declaró José Andrés Hoyo, que confirmó que ya son "sólo" 20 las plazas vacantes en estos dos municipios. "Está claro que este problema, con la entrada en vigor de la LOGSE, no ha sido específico del Campo de Gibraltar, porque lo mismo ocurre en Málaga, Huelva, Almería o la zona de la Bahía de Cádiz", agregó Hoyo. Lista comarcal La única solución a esta problemática, según coinciden las partes afectadas -Administra-ción, padres, alumnos y sindicatos- es crear para el futuro una bolsa comarcal de trabajo que permita a los profesores de esta zona de Andalucía trabajar en los centros de enseñanza más próximos. "Es lo que se debería hacer en toda la región y así lo estamos demandando los padres", señaló Francisca García, presidenta de la Federación Local de Asociaciones de Padres de Alumnos de Algeciras (FLAPA), que de nuevo hoy ha convocado a los padres de alumnos afectados para concentrarse ante la sede de la Subdelegación del Gobierno andaluz a partir de las 11.30 horas. El consejero de Educación, Manuel Pezzi recordó a comienzos del curso escolar que la normativa es igual para toda Andalucía y pidió a los responsables de Educación en la provincia de Cádiz que observen estas reglas, informa C. Morán. La norma indica que el profesor que rechace el destino adjudicado pasará automáticamente a ocupar el último puesto de la bolsa de trabajo en su especialidad. Si el docente se negara por segunda vez a dar clases en el colegio que le toque directamente se caería de la bolsa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de octubre de 1998

Más información

  • Aulas