Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP proyecta que todo madrileño tenga su asistente social "de cabecera"

El Gobierno de la Comunidad, del PP, quiere crear una red de servicios sociales con un diseño similar a la del sistema sanitario. Merced a ello, cada persona que demande algún tipo de asistencia tendrá asignado un profesional de referencia que actuará de modo similar a los médicos de familia o de cabecera. Actuará como puerta de entrada al sistema, simplificando los trámites. Su papel consistirá en valorar e informar sobre la situación de cada usuario para todo el abanico de servicios que pueda demandar: desde una beca de comedor a la concesión del salario mínimo interprofesional o una plaza de residencia para mayores, por citar sólo tres posibilidades.La puesta en marcha de esta medida se recoge en el borrador del anteproyecto de Ley de Servicios Sociales dentro del capítulo de derecho de los usuarios. Para ello, se dividirá Madrid, capital y región, en una serie de demarcaciones y zonas básicas donde se atenderán las demandas sociales consideradas de primer nivel. Siguiendo con el parangón sanitario, equivaldrá a una distribución similar a la que existe ahora entre la llamada atención primaria (centros de salud y ambulatorios) y la red de hospitales, donde se presta la atención especializada.

Hasta ahora ninguna comunidad autónoma cuenta con la figura del asistente social de referencia, afirman fuentes del Imserso, por lo costoso que resulta y los "recelos de los ayuntamientos para consensuar una medida que muchos ven como una merma de sus competencias". Las corporaciones municipales tienen atribuida la gestión directa de los servicios sociales. "Sólo Cataluña ha puesto en marcha una medida similar, pero sin llegar al grado de implantación que quiere elGobierno de Ruiz-Gallardón, apuntan en el Imserso.

El Consejo de Gobierno acordó hace dos semanas someter a consulta el anteproyecto de ley con el fin de que las organizaciones, entidades y asociaciones a las que va a afectar puedan manifestar su opinión.

"Supone una modificación muy trascendente de la normativa vigente en nuestra Comunidad y queremos que participen todos los sectores afectados", explica Alberto Ruiz-Gallardón.

PASA A LA PÁGINA 3

Talón de Aquiles

El PSOE critica que el texto de la futura ley no se haya pactado con los ayuntamientos

Aunque sea así, lo cierto es que hoy en día, cuando una persona requiere algún tipo de servicio social, no sabe exactamente dónde dirigirse. Los colegios facilitan y recogen, por ejemplo, las solicitudes para las becas de comedor que se conceden a los hijos de las familias con menos ingresos. Pero cuando se trata de solicitar una plaza para una residencia de ancianos o de pedir el ingreso mínimo de inserción (el salario social) son muchos los que ignoran exactamente dónde dirigirse.El camino más recto para que los trámites sean lo más cortos posibles es presentar la solicitud en los servicios sociales del distrito, pero son muchos los que se dirigen directamente a las residencias de mayores o la Dirección General de Servicios Sociales de la Comunidad. Luego, desde ésta tienen que recabar el informe de la asistente social del distrito, con lo cual el trámite se dilata.

"En núcleos pequeños esa duplicidad de papeles no implica problemas, pero hay que tener en cuenta que en algunas juntas municipales hay 10 o más asistentes sociales. Se trata de que cada persona sepa en concreto cuál de ellas es la que le corresponde, del mismo modo que ahora cuando alguien llega a un ambulatorio o un centro de salud tiene asignado como médico de familia un facultativo del centro", explican en fuentes cercanas al proyecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de octubre de 1998

Más información