Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los servicios se abren camino en detrimento del sector industrial

La economía vasca ha avanzado hacia la terciarización en detrimento del sector industrial, como lo demuestran las nuevas tablas Input-Output de 1995. En 1980 el sector industrial aportaba el 46% del valor añadido y quince años después ha reducido su peso al 38%. Por contra, el sector servicios ha evolucionado desde un 46% del valor añadido a un 52%. Sin embargo, los datos del Eustat, que han sido comentados por la catedrática de Econometría de la UPV, Inmaculada Gallastegui, muestran que, a pesar de la pérdida de fuerza de la industria, ésta sigue siendo un motor fundamental de la economía vasca, ya que la externalización de parte de sus funciones ha dinamizado de forma importante el subsector de servicios para las empresas. Los otros dos grandes sectores económicos, la construcción y el sector primario, han evolucionado de forma dispar. Mientras que el sector primario ha perdido fuerza en la economía, tanto en producción como en empleo, la construcción ha absorbido dicho descenso para crecer. La pérdida de peso de la agricultura y pesca se explica, en parte, por la entrada de España en la CEE en 1986 y las restricciones impuestas desde Bruselas. El sector servicios ha crecido también por la influencia del sector público, tanto en prestación de servicios, como de generación de empleo. Sin embargo esta tendencia ha sido mucho más acusada en el período 1980-90, para pasar a una ralentización en crecimiento para la mitad de esta década. Los sectores que más han sufrido el cambio estructural de la economía vasca, en el que ha influido la reestructuración de la crisis del petróleo y las nuevas tecnologías, han sido la industria siderúrgica, y la transformadora de metales básicos, materiales de transporte, textil y madera. Coches por barcos Gallastegui indicó que el descenso de la actividad de construcción naval se ha visto en parte contrarrestado por el auge del sector auxiliar de automoción. En relación al empleo, las tablas input-output muestran cómo entre 1980-90 se crearon 70.000 empleos netos, lo que se vio truncado en el período 90-95 con la reestructuración de los grandes sectores, que provocó una pérdida de 20.000 empleos netos. En 1980 la industria concentraba el 46% del empleo vasco, mientras que en 1995 sólo el 27%. Por contra, el sector servicios, que reunía el 44% del empleo hace quince años, ha pasado a concentrar el 62%. En estas comparaciones estadísticas se debe tener en cuenta que el sector de servicios dirigido a las empresas ha concentrado el 50% del empleo del sector terciario, lo que viene a seguir demostrando que la industria sigue jugando un papel importante en la economía vasca. Por lo que respecta a las transacciones comerciales, desde la entrada de España en la CEE se produce un proceso de apertura de la economía vasca hacia Europa, al tiempo que pierden peso sus intercambios con el resto de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de octubre de 1998