TREGUA DE ETA

La autodeterminación cabe en la actual Constitución, afirma Herrero de Miñón

Miguel Herrero de Miñón, letrado del Consejo de Estado y uno de los padres de la Constitución de 1978, abogó ayer por que la Carta Magna se interprete de manera "flexible" y "elástica" para satisfacer las reivindaciones nacionalistas, especialmente tras la tregua de ETA. A su juicio, la autodeterminación, "que no equivale a independencia", tiene cabida en la Constitución sin necesidad de reformarla. Ahora bien, primero debe consolidarse el proceso de paz y después "darse soluciones".Para ello sólo hace falta utilizar la Disposición Adicional Primera, que "ampara y respeta los derechos históricos de los territorios forales" y "permite un sistema autonómico distinto al establecido en el Título VIII". "La Constitución está abierta al proceso político. Habrá que reinterpretarlo todo a la luz de la situación política actual", aseguró Herrero de Miñón durante la presentación de su libro Derechos Históricos y Constitución, una obra de carácter netamente jurídico que pretende ser una herramienta más para diseñar ese marco que colme las demandas nacionalistas sin quebrar la unidad del Estado. "Los derechos históricos no están en el pasado; están en el futuro", subrayó.

Más información

Herrero de Miñón propugnó restar dramatismo a términos como autodeterminación o soberanía. "La palabra nacionalidades está en la Constitución. Algunos creían entonces que se removerían los cimientos de España. No pasó nada", recordó. "La Constitución", agregó, "permite la cosoberanía. Se aplica con Francia y Alemania [en el ámbito de la Unión Europea]. Pero si se habla de cosoberanía de Euskadi o Cataluña nos escandalizamos". En su opinión, es imprescindible una labor pedagógica de los "disciplinados" partidos políticos -lo dijo con ironía- para calmar el debate político.

El letrado y ex alto cargo con UCD se declaró sorprendido por la "preocupación" de los políticos tras el cese del terrorismo. "Deberían estar dando palmas", afirmó. Eso sí, apuntó, "hay que rebajar la violencia verbal". "No es la más afortunada de sus frases", matizó respecto de las declaraciones de Felipe González en el sentido de que las reformas que plantean los nacionalistas pueden acabar "en Sarajevo".

Lo que Herrero tiene claro es que no se puede forzar un nivel igual de competencias para todas las comunidades. Según él, la diferencia tiene una gran carga simbólica para los nacionalismos. "La heterogeneidad no tiene nada de agravio", dijo antes de reclamar de nuevo la labor pedagógica de los partidos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción