Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS FINANCIERA MUNDIAL

Ford paralizará durante 12 días su producción en Brasil debido al fuerte descenso de la demanda de coches

Río de Janeiro

El fabricante estadounidense de automóviles Ford paralizará su producción en Brasil durante 12 días a partir del próximo 28 de septiembre, como forma de reaccionar a la fuerte reducción de la demanda interna de automóviles y al significativo aumento del tipo de interés diario anunciado por el Gobierno brasileño la semana pasada.El director de asuntos corporativos de la subsidiaria brasileña de Ford, Celio Batalha, confirmó ayer que la empresa concederá vacaciones colectivas de 12 días a todos sus trabajadores ante la necesidad de reducir las existencias de automóviles. Según Batalha, los almacenes de la ensambladora tienen automóviles suficientes como para cubrir 45 días de demanda y las distribuidoras también se quejan del exceso de vehículos sin vender. El portavoz de la Ford explicó que entre 20.000 y 25.000 nuevos vehículos están aparcados en las fábricas y en las distribuidoras, y que lo normal es que la empresa cuente con existencias de 10.000 automóviles que le permitan atender la demanda de unos 20 días.

Las principales multinacionales fabricantes de automóviles que tienen plantas de producción en Brasil ya habían recurrido, a mediados de año, a mecanismos como la paralización de la producción, las vacaciones colectivas y la reducción de la jornada de trabajo. Ello debido a que las medidas adoptadas por el Gobierno en noviembre de 1997 para hacer frente a la crisis bursátil global originada en el sureste asiático provocaron una desaceleración de la economía brasileña y afectaron significativamente a la venta de automóviles. Tanto Ford como Volkswagen, Fiat y General Motors tuvieron que adoptar diferentes mecanismos para reducir su producción y agotar las existencias.

Batalha confirmó que las medidas anunciadas por el Gobierno la semana pasada para hacer frente a la crisis van a reducir aún más la demanda del sector automotor. Además de un severo programa de ajuste fiscal, que incluye varios recortes al presupuesto, el Gobierno anunció la semana pasada un aumento de los intereses del 19% mensual a tasas que pueden llegar hasta el 49,75%. El Gobierno brasileño adoptó esta medida para frenar la salida de capitales del país. Logró disminuirla pero no detenerla. En la jornada de ayer, salieron 51.410 millones de pesetas del país.

El propio banco de financiación de la Ford tuvo que elevar las tasas que cobra a los brasileños que compran vehículos a crédito del 1,62% mensual al 3,5%. El encarecimiento del crédito, el aumento del desempleo y el periodo de desaceleración económica al que debe hacer frente Brasil en los próximos meses, según Batalha, reducirá a niveles históricos la venta de automóviles en el mercado brasileño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de septiembre de 1998