Ella Baila Sola publica un segundo disco intimista y algo escéptico

El dúo madrileño presenta "e.b.s." con una actuación en Argentina

Marta Botía y Marilia A. Casares, ambas de 23 años, son Ella Baila Sola, el dúo que en 1996 salió con un primer disco de temas algo ingenuos y sentimentales, que las convirtió en un fenómeno internacional. Con cerca de un millón de discos vendidos, estas jóvenes cantantes y compositoras afrontan su segundo trabajo tras la difícil experiencia de entrar de lleno en el exigente mundo del músico profesional.

Les ha cambiado la mirada, la forma antes algo insegura de desenvolverse en público, la manera de alternarse en las respuestas a las preguntas de la prensa, sin interrumpirse pero sin consultar a la otra. Marta, la rubia, y Marilia, la morena, han perdido la absoluta inocencia en la mirada que tenían antes del éxito, y no es que se hayan convertido en unas estrellas engreídas, es que el éxito las arrastró a un mundo mucho más exigente de lo que esperaban."Nos hace mucha ilusión este segundo disco, pero nunca será como la de la primera vez", admite Marta. "En estos dos años hemos pasado de no saber lo que era subirse a un escenario y lo que significa gustarle al público, de no saber lo que era hacer un disco o todo lo que implica pertenecer al mundo de la música, a meternos de lleno en todo eso", afirma Marilia. Dos años en los que han estado de gira sin parar, por España y Latinoamérica, han grabado mientras seguía su programa de actuaciones y ahora continúan con sus galas de presentación del segundo álbum.

"En estos dos años hemos podido ver que es un trabajo durísimo. Hemos sacrificado muchas cosas para poder seguir adelante. Para nosotras ha sido un encuentro con la realidad", dice Marilia.

Pérdida de la inocencia

Por eso, tal vez en las letras de su nuevo disco, titulado simplemente e.b.s., iniciales del nombre del dúo, se nota esa pérdida de la inocencia. Las canciones, en el mismo estilo de pop emocional, aunque con arreglos algo más enérgicos, destila cierto escepticismo."Lo que hay es madurez en la forma de abordar los temas, hablan más de la relación con una misma y también con el mundo exterior, con la gente, con la sociedad. Creo que hemos profundizado mucho más y nos hemos vaciado mucho más en este segundo trabajo. El primero eran canciones más anecdóticas y divertidas, menos dramáticas", afirma Marta. "Lo que sucede es que cada una compone por separado", precisa Marilia. "A veces para una hay ciertos cambios distintos que para la otra. En mi caso he notado que en el primer álbum tocaba temas más sociales y en éste soy más intimista, con canciones sobre relaciones personales. Casualmente, eso nos ha pasado a las dos".

Pese a las dificultades, piensan seguir aprovechando la suerte de haber dado con la fórmula del éxito. "Nos hemos encontrado con una profesión preciosa y pensamos dedicarnos sólo a eso, mientras se pueda", apuntan ambas. En estos días viajan a Buenos Aires para presentar allá su nuevo trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de septiembre de 1998.

Lo más visto en...

Top 50