28 muertos y 500 heridos en Brasil al caerse una iglesia evangélica

El derrumbamiento parcial del tejado de madera del templo de la Iglesia Universal del Reino de Dios ocasionó en la madrugada de ayer por lo menos 28 muertos y más de 500 heridos. En el momento del accidente, más de 1.300 personas asistían a una vigilia de oración en el templo, localizado en el municipio de Osasco, en el Estado de São Paulo. Algunos cadáveres fueron rescatados de los escombros por el cuerpo de bomberos y otras personas murieron camino del hospital. De los 500 heridos, entre ellos numerosas mujeres y niños, que ingresaron en los cinco hospitales de Osasco y en dos hospitales de São Paulo, unas trescientas personas permanecían anoche ingresadas en distinto estado de gravedad.La tragedia se registró hacia las dos de la madrugada, hora local, en un antiguo cine alquilado desde hace seis años por la Iglesia Universal del Reino de Dios para celebrar sus cultos.

Aunque aún no se conocen las causas del siniestro, todo parece indicar como motivo probable la antigüedad del edificio y el mal estado de la estructura de madera del tejado. El edificio, con toda la parte trasera en ruinas, fue precintado en la mañana del sábado, una vez terminadas las operaciones de desescombro y rescate de los heridos y muertos.

El obispo Edir Macedo, líder de la Iglesia Universal del Reino de Dios, que agrupa a unos cinco millones de fieles, lamentó profundamente el accidente en una comparecencia pública en la cadena de televisión Record, propiedad de esta iglesia. Macedo desmintió las versiones que indicaban que las puertas de la iglesia estaban cerradas, así como que el edificio se encontrase en mal estado. Esta iglesia ha anunciado su intención de apoyar al presidente Fernando Henrique Cardoso en los comicios del próximo 4 de octubre.

La Iglesia Universal del Reino de Dios es de carácter neopentecostal, y viene observando un crecimiento progresivo, fundamentalmente a costa de fieles de la Iglesia católica. Ésta está perdiendo un millón de fieles al año que desertan hacia las iglesias evangélicas.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de septiembre de 1998.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50