Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PATRIMONIO

El castillo de Villarejo se convertirá en una oficina comarcal de turismo

La Dirección General de Patrimonio quiere que la fortaleza medieval de Villarejo se llene de turistas. Por ello, la rehabilitará y la convertirá en una oficina de turismo, un museo y una cafetería. Ya han comenzado las labores previas de prospección arqueológica para delimitar su entorno. A causa de una desafortunada restauración efectuada en los años sesenta, que modificó el aspecto, los técnicos regionales están obligados ahora a "deshacer lo mal hecho" y devolver al castillo su aspecto original.

No se sabe a ciencia cierta cuándo fue levantado el castillo de Villarejo de Salvanés (5.300 habitantes). Sus orígenes se pierden, según se consulte a uno u otro autor, entre los siglos XIII y XV.Se sabe que en el siglo XIII las tierras de Villarejo y su entorno quedaron bajo tutela de la Orden de Santiago. En ese momento se produce un crecimiento demográfico importante en la región y empiezan a proliferar aldeas y nuevos asentamientos. La Orden de Santiago levanta un primer castillo en el cercano Fuentidueña del Tajo para defender las tierras. Poco después, más al norte (en Villarejo), construye una edificación nueva para proteger la encomienda. Nacería así el castillo de Villarejo, una fortaleza de 22 metros de altura y 16 de ancho y con muros de 1,8 metros de grosor. En el siglo XVI, la Orden aumentó el tamaño de la fortificación, según el libro Castillos, fortificaciones y recintos amurallados de la Comunidad de Madrid. Dos siglos después, como a otros tantos castillos de la región, le sobreviene la ruina. En 1714 las crónicas ya lo tachan de "ynavitable" y muchas de sus piedras son robadas para construir edificios del entorno.

En los años sesenta "fue objeto de una lamentable restauración", según los técnicos regionales. De tal manera que "ha sido necesaria la aplicación de una técnica de análisis arqueológico y un minucioso estudio de descripciones antiguas para poder determinar el aspecto primitivo" del castillo.

El proyecto de restauración costará 30 millones. El alcalde, José Mayor, de IU, cree que "hará aumentar el número de visitantes". "Con la cafetería y el museo, incluidos en el proyecto, podremos recuperar, además, una parte de la inversión", termina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de septiembre de 1998

Más información

  • LAS OBRAS COSTARÁN 30 MILLONES