Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irlanda, ejemplo para el mundo

Bill Clinton evocó al escritor James Joyce al afirmar ayer en Dublín que "Irlanda está despertándose de las pesadillas de la historia" a medida que avanza el proceso político para lograr un futuro próspero y libre de violencia. "Los líderes y la gente de Irlanda y del Ulster están ayudando al mundo a despertar de las pesadillas", continuó durante su segunda jornada en la isla de la Esmeralda.El presidente estadounidense quiere convertir el proceso norirlandés en punto de referencia para la resolución de los conflictos étnicos, religiosos, tribales y comunitarios surgidos tras el fin de la guerra fría. "Continúen siendo un modelo para el resto del mundo. Porque cuando me digan que las diferencias no pueden salvarse les diré: mirad a Irlanda", dijo durante una recepción con políticos, empresarios y otros agentes sociales en la Escuela de Cirujanos de Dublín.

El encuentro vino precedido por un minuto de silencio que Clinton solicitó en memoria de las víctimas del accidente de aviación en el que murieron 229 personas al estrellarse un MD-11 de la compañía Swissair sobre las costas de Canadá y de otras tragedias. La noche anterior, él mismo y la primera dama, Hillary Rodham Clinton, tuvieron la ocasión de experimentar el dolor de los familiares de los fallecidos y heridos en el atentado de Omagh. "Hemos comprobado que no quieren rendirse ni volver al pasado. Quieren aunar su fuerza y valentía y apoyarse en sus vecinos para avanzar hacia adelante", explicó sobre una visita que, según confesó el presidente, le conmovió y renovó su determinación por lograr resultados positivos en Irlanda del Norte.

Por la tarde, Clinton y el taoiseach (primer ministro) Bertie Ahern abrieron un nuevo capítulo en la historia tecnológica al dejar sendas firmas virtuales en un comunicado conjunto sobre comercio electrónico. Ambos mandatarios prescindieron de los clásicos papel y pluma, pero firmaron el documento digitalmente con un sistema a prueba de fraude diseñado por la compañía irlandesa Baltimore Technology.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de septiembre de 1998