Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Los piratas" abordan el Arriaga

La compañía catalana Dagoll Dagom presenta en Bilbao su último montaje musical, Los piratas, una adaptación libre de la obra de los británicos W. S. Gilbert y A. Sullivan. "Yo la calificaría de opereta gamberra. Es el término que mejor le va", explicó ayer Anna Rosa Cisquella, responsable de la producción ejecutiva de esta obra. Los piratas, que se estrenó por primera vez en Barcelona en noviembre de 1997, se representará en el Teatro Arriaga, de Bilbao, desde esta noche y hasta el próximo 13 de septiembre. Los días 5 y 12 habrá doble función y el 7, descanso de la compañía. El precio de las butacas oscila entre las 1.000 y las 3.000 pesetas, aunque hay un descuento del 50% para los menores de 14 años. Dagoll Dagom advierte y enfatiza que éste es un musical para todos los públicos. "Los niños, a partir de unos nueve años, se vuelven locos con esta obra, quizá por toda la iconografía aventurera. En Barcelona, sobre todo los fines de semana teníamos una audiencia muy familiar", comenta Cisquella. Herederos de la mejor tradición de humor surrealista, de los hermanos Marx, Monty Phyton o Woody Allen, Dagoll Dagom ha trasladado las andanzas de los piratas de Gilbert y Sullivan a la Costa Brava. Así han suprimido del título la procedencia original, de Penzance. "Pensábamos haber añadido de Palafrugell, de Calella o algo así, pero al final se quedó en simplemente Los Piratas", dice Cisquella. Del original han respetado casi todo. Hay alguna licencia, como cambiar unos bobbies (guardias británicos) por guardias civiles. Xavier Bru de Sala ha sido el responsable de la traducción y adaptación del texto y Joan Lluís Bozzo dirige este disparate con 18 actores perfectamente orquestados. "Que nadie espere ver una obra normal. En Los piratas, si no entras desde el primer momento, ya no entras luego. Es un juego escénico. Es un tipo de humor blanco, muy inteligente", concreta Cisquella. "Es muy difícil explicar el argumento porque es todo absurdo. El protagonista es un pirata por equivocación, que tiene que seguir siendo pirata hasta su mayoría de edad. Cuando ésta llega piensa que lo que tiene que hacer es combatir a los piratas. De verdad, imposible contar nada más. Es una obra sumamente divertida", asegura Cisquella. Éste es el segundo musical de Gilbert y Sullivan que Dagoll Dagom presenta en Bilbao. En 1986 montaron El Mikado, otra locura de los británicos, con la que estuvieron de gira por España y que constituyó uno de sus mayores éxitos. Entre un musical y otro, los de Dagoll Dagom aprecian una gran diferencia. No sólo en cuanto a medios técnicos, sino humanos. "La gente está más preparada. Cuando montamos El Mikado, tuvimos que contratar a actores, bailarines y cantantes, cada uno por su lado. Ahora los actores cantan y bailan, están más preparados", afirma Cisquella. Un ejemplo es el protagonista, Miquel Fernández, que con sólo 18 años ha obtenido el principal papel en una compañía como Dagoll Dagom.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de septiembre de 1998

Más información

  • El último montaje musical de Dagoll Dagom se representará durante 10 días en Bilbao