Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Misioneros de Italia atribuyen a los rebeldes otros 100 asesinatos

Los rebeldes banyamulengues (tutsis congoleños de origen ruandés) han asesinado a más de cien personas en nuevos ataques en la provincia de Kivu meridional, en el este de la República Democrática del Congo, según denunció ayer la Agencia de Congregaciones Misioneras Italianas (Misna) desde Roma. Esta organización había informado el martes sobre la matanza de 37 personas (32 laicos, un sacerdote, tres monjas y un seminarista) en la parroquia de Kasika, ocurrida el lunes, en un acto de venganza por la muerte de unos correligionarios. Las nuevas matanzas, cuyas víctimas fueron todos ciudadanos congoleños, se produjeron en los pueblos limítrofes a la parroquia de Kasika, en la diócesis de Uvira.Los responsables son los banyamulengues, declaró Giulio Albanese, director de Misna. Los asesinatos, añadió, fueron una "represalia porque los rebeldes consideran a la población cómplice de los guerrilleros mai mai". Éstos, que hasta hace tres semanas se oponían al Ejército del presidente Laurent Kabila, se han aliado con él para detener la "colonización" tutsi de Kivu, explicó.Los banyamulengues niegan las acusaciones y atribuyen los asesinatos a "bandidos armados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de agosto de 1998