Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Libia acepta la propuesta judicial de Washington y Londres para zanjar el "caso Lockerbie"

Jerusalén / Edgartown

El líder libio, Muammar el Gaddafi aceptó oficialmente ayer la propuesta presentada el pasado lunes por Estados Unidos para que los dos responsables de sus servicios secretos supuestamente implicados en el atentado de Lockerbie sean juzgados en La Haya por un tribunal y leyes escocesas. La aceptación se produjo después de que Gaddafi recibiera un mensaje escrito del presidente egipcio, Mohamed Hosni Mubarak. Washington pidió a Libia que, en consecuencia, entregue a los dos sospechosos a la justicia holandesa.

"Si los libios hablan con seriedad, esperamos que el próximo paso sea la notificación al secretario general [de la ONU] de que los sospechosos han sido transportados a La Haya y que están bajo la custodia de Holanda", manifestó un funcionario del Departamento de Estado norteamericano. La fuente reiteró que la propuesta de Estados Unidos y el Reino Unido no es negociable, por lo que espera que la expresión de que Libia la ha aceptado "en principio" no sea un intento de volver a debatir el asunto. También el ministro británico de Asuntos Exteriores, Robin Cook, se mostró muy cauto. "Me alegro de esta declaración que parece un avance positivo, pero necesitamos asegurarnos de que no establecen ninguna condición para aceptar", manifestó Cook en un comunicado.La posibilidad de trasladar el juicio a un tercer país había sido pedida por el propio Gaddafi hace tres años. Tanto Washington como Londres se habían opuesto hasta ahora. Sin embargo, tras 10 años de infructuosas gestiones para juzgar a los responsables del atentado de Lockerbie, cambiaron de parecer e hicieron la sugerencia el pasado lunes. Dos ciudadanos libios, relacionados con los servicios secretos del régimen de Gaddafi, son los sospechosos de haber colocado la bomba que hizo explosión en un jumbo de la compañía Pan Am cuando sobrevolaba la citada localidad escocesa Lockerbie el 21 de diciembre de 1988 y que costó la vida a 270 personas, la mayoría de ellos ciudadanos norteamericanos.

El anuncio de la aceptación libia fue hecho público ayer por la tarde con una nota del Ministerio de Asuntos Exteriores de Trípoli, después de una larga espera, no exenta de suspense. Horas antes, el embajador libio ante Naciones Unidas había presentado una carta al Consejo de Seguridad en la que se pedía un plazo para reflexionar sobre la propuesta de solución ofrecida conjuntamente por Washington y Londres, lo que hizo suponer que Gaddafi tenía serías reticencias con respecto a la fórmula judicial. Sin embargo, la visita de Osama el Bas, consejero político de Mubarak, con un mensaje escrito del presidente egipcio, pudo hacerle cambiar de parecer. El Gobierno libio solicita que esta aceptación no signifique ningún tipo de contrapartidas, pero al mismo tiempo reclama que con esta decisión se ponga punto final al embargo militar y aéreo decretado contra su país por Naciones Unidas hace seis años, como castigo por la negativa a extraditar a los dos supuestos implicados. De hecho, el Gobierno de Washington ya ha presentado ante el Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución al respecto.

El enfrentamiento de Libia con Estados Unidos, que durante años han estado acusando a este país de favorecer y proteger el terrorismo internacional, está a punto de concluir, justo en el momento en que la Casa Blanca acaba de abrir, con los ataques aéreos contra Afganistán y Sudán de la semana pasada, dos nuevos frentes de batalla contra el mundo islámico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de agosto de 1998

Más información

  • Estados Unidos pide a Gaddafi que entregue a los dos sospechosos a Holanda