Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inverama proyecta un "hotel de agua" en el palacio que ocupa el Casino de Barcelona

Sant Pere de Ribes

Hidromasajes, saunas y piscinas termales en lugar de ruletas y mesas de póquer. Éste es el destino que Inverama ha previsto para el lujoso palacio que desde hace 21 años ocupa el Gran Casino de Barcelona en Sant Pere de Ribes cuando éste se haya trasladado a Barcelona. Inverama es propietaria del la finca Mas Solers y ya ha encargado el proyecto arquitectónico del nuevo complejo de ocio similar al Caldea de Andorra. Sin embargo, el Ayuntamiento de Sant Pere de Ribes -contrario al traslado del Gran Casino a Barcelona- no ve con agrado el proyecto.

La sociedad Termes La Garriga -una de las empresas del grupo Inverama, que gestiona los casinos de Cataluña y las loterías de la Generalitat- calcula que la inversión necesaria para construir este nuevo hotel de agua será de unos 1.200 millones de pesetas. El hotel dispondrá de unas 150 habitaciones y creará unos 140 puestos de trabajo, según apunta la empresa promotora. El hotel de agua o spa, un concepto en auge en Europa, no dispone, a diferencia de los balnearios, de aguas mineromedicinales, sino que gracias al agua de pozo calentada permite múltiples tratamientos. Además, el hotel tendrá amplios jardines, cabinas de masajes, piscinas termales, etcétera. Colonia de refugiados El proyecto prevé obtener el agua del pozo de Sant Isidre, que fue excavado en el año 1802 por los antiguos moradores de la finca, unos monjes agustinos. Después de la exclaustración de los monjes en 1843, el monasterio fue subastado y pasó por diversas manos, hasta que fue adquirido en 1909 por Eduard Maristany, marqués de l"Argentera, un hombre que había hecho fortuna gracias al ferrocarril. Fue Maristany quien en 1917 ordenó la construcción del lujoso palacio, que hoy todavía se puede admirar. Durante la guerra civil, Mas Solers se convirtió en una colonia de refugiados de guerra, niños madrileños en su mayoría, que huían de los bombardeos. Por fin, en 1977, la finca fue adquirida por Inverama y los interiores del palacio fueron reformados para poder acoger el Gran Casino. El proyecto para transformar este palacio en un hotel de agua se llevará a cabo una vez que el casino deje Mas Solers y se traslade a Barcelona, al Puerto Olímpico. La Generalitat ya ha dado el permiso administrativo necesario para ello, pero el Ayuntamiento de Sant Pere de Ribes presentará un recurso contencioso-administrativo para evitar la marcha de esta instalación, que deja unos 100 millones de pesetas al año en las arcas municipales en concepto de impuestos. Pero la cuestión del traslado del casino ha dividido a Sant Pere de Ribes. El alcalde, Xavier Garriga, de Unitat Municipal 9, insiste en que la marcha del casino representará una "bofetada" para el pueblo. Sin embargo, en el pleno municipal de la semana pasada, sólo votaron a favor de presentar el recurso los grupos de Unitat Municipal 9, Esquerra Unida i Alternativa y el PP. En cambio, Convergència i Unió (CiU) votó en contra y el Partit dels Socialistes (PSC) se abstuvo. Ahora, la presentación del recurso por parte del Ayuntamiento puede hacer variar la decisión de Inverama de construir el hotel de agua en Mas Solers, según se ha apuntado desde Termes La Garriga. La empresa afirma que dispone de otros posibles emplazamientos para su proyecto hotelero, aunque reconoce que el nuevo complejo está diseñado expresamente para ser ubicado en Mas Solers y resultará difícil "dar marcha atrás".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de agosto de 1998

Más información

  • El Ayuntamiento de Sant Pere de Ribes presentará recurso contra el traslado a Barcelona