Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS ASIÁTICA

Fuerte descenso de las exportaciones surcoreanas

El yen se depreció ayer a más de 145 por dólar, la mayor caída de la divisa japonesa desde el pasado mes junio, cuando el cambio de 146 yenes por dólar forzó a Japón a solicitar a Estados Unidos que interviniera el mercado para rescatar la moneda japonesa. Pese a que el Gabinete del flamante primer ministro Keizo Obuchi no ha dado sus primeros pasos, la opinión pública nipona y el mercado desconfían en que el nuevo Gobierno pueda actuar con celeridad para paliar la crisis económica. La Bolsa de Tokio cayó 1,3% y arrastró al resto de los mercados de la región y a los europeos. La debilidad del yen está aumentando el desequilibrio comercial de España con Japón.

Las exportaciones surcoreanas descendieron el pasado mes de julio a 1,55 billones de pesetas, un 13,7% menos que durante el mismo mes de 1997. El descenso coloca al comercio exterior de Corea del Sur en su punto más bajo de los últimos 13años.Según el informe del Ministerio de Industria y Recursos Naturales surcoreano, este resultado aleja al país de sus objetivos comerciales anuales, puesto que su balanza comercial acumulada hasta finales de julio refleja un excedente de 3,5 billones de pesetas, bastante inferior al de 6 billones calculados por el Gobierno.

Los expertos atribuyen la brusca disminución de las exportaciones a cuatro factores: la recesión general del mercado asiático (primer mercado de exportación para Corea del Sur), la devaluación del yen y de otras monedas de países competidores, la caída de los precios de los semiconductores, productos petroquímicos y electrodomésticos, y la escasez de financiación para las exportaciones.

Por otra parte, las importaciones también mostraron una clara tendencia a la baja entre enero y julio pasados, con un retroceso del 43,7% respecto al mismo periodo de 1997, lo que las sitúa en 1,1 billones de pesetas.

Los analistas atribuyen esta caída de las importaciones a una fuerte contracción de la demanda interna y a la rebaja de los precios internacionales de las materias primas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de agosto de 1998