Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando Navarra tenía playa

Los territorios vascos sólo fueron independientes en el Reino de navarra, según un estudio

Los escritores Tomás Urzainqui y Juan María Olaizola desvelan en La Navarra Marítima (Editorial Pamiela) "las grandes mentiras históricas que insisten en que Álava, Vizcaya y Guipúzcoa fueron independientes de por sí". Ambos rompen con esta tesis que sostuvieron algunos historiadores y sirvieron de acicate "a los intereses partidistas" y rebaten los argumentos esgrimidos por Sabino Arana a finales del siglo XIX. "El origen de esta versión, es estríctamente político. A partir de esta independencia de origen se quería demostrar", dijo ayer Tomás Urzainqui, que "gozaron de un estatus político con respecto a la Corona de Castilla antes del año 1200, y esto no es cierto". Este ensayo histórico sostiene que los tres territorios que hoy conforman la Comunidad Autónoma Vasca "fueron independientes", según Urzainqui, pero en la medida en que hasta esa fecha formaron parte del Reino Navarra, "que era una realidad mucho más extensa y profunda de lo que se piensa". Lo navarro era ya entonces, según el autor, lo euskaldun, en un momento en el que el Reino de Navarra extendía sus fronteras más allá de Santander, alcanzaba parte de Lapurdi y también Atapuerca (Burgos). El concepto de autodeterminación, según este texto, tiene sus antecedentes en el siglo XII. "Entonces se habla ya de la voluntad de los naturales. Siempre se ha dicho que es algo que surge en el siglo XVIII, pero ya aparece recogido de ese modo en un documento de 1177", afirmó ayer Tomás Urzainqui. La Navarra marítima es la apuesta de Juan María Olaizola, un irunés que siempre se sintió navarro, hizo de Pamplona "su particular Jerusalem", según el portavoz de la casa editora. Olaizola quiso dejar como legado un estudio que sustente "que el ser vasco tuvo una formulación política que fue el Reino de Navarra". Para atestiguarlo, los dos autores se detienen en el análisis de documentos sobre litigios fronterizos o inciden en la importancia y singularidad del derecho tanto público como privado navarro. "Tienen unas características muy diferentes a las castellanas, tal y como hemos podido comprobar en los Fueros fundamentales de San Sebastián, Vitoria y Durango. Pertenecen al denominado derecho pirenaico, muy alejado del germánico o romano". La Navarra marítima tiene uno de sus pilares en la importancia de la normativa marítima, que encuentra en el Fuero de San Sebastián "una de las manifestaciones de derecho marítimo más antiguo de Europa". Se acerca a las costumbres de los mercaderes, el hostelaje, el tránsito de mercancías y señala los impuestos de transporte a Pamplona, que eran mucho menos gravosos que a otros lugares". "De aquí", dijo Urzainqui, "se demuestra el interés del Reino de Navarra de consolidar San Sebastián como el puerto principal cercano a la capital". La presentación del libro se produjo ayer, tres meses después del fallecimiento de Juan Mari Olaizola.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de julio de 1998