Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lotería del ministro

La variante de Molina de Segura (Murcia) fue la última carretera que inauguró José Borrell como ministro en funciones, poco después de las elecciones de 1996.Este tramo, de unos quince kilómetros, evita el viejo trazado de la N-301 de Madrid a Cartagena. Días antes, Borrell inauguró en Lorca (Murcia) otro tramo en la prolongación de la A-7. El primer premio de la lotería acababa de caer allí, y los asistentes al acto invitaron luego al ministro a que comprara unos décimos. Él aprovechó para contar esta anécdota:

Cuando era secretario de Estado de Hacienda, recibió la carta de la madre superiora de un convento que le explicaba el estado ruinoso del edificio. Las monjas habían decidido jugar unos décimos y, enteradas de que la Dirección de Loterías dependía de Borrell, le escribían para ver qué podía hacer. Él respondió que, en efecto, era el responsable de loterías, pero carecía de competencias sobre los sorteos. No obstante, concluía, tomaba nota del asunto.

La sorpresa le llegó meses después, cuando en una nueva carta la superiora le agradecía su interés porque había resultado agraciado su número.

Aquella inauguración de 1996 en Lorca no ha tenido, sin embargo, más lotería que la reclamación presentada ahora por la Unión Europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de junio de 1998