Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente del Tribunal de Cuentas ve "injustificada" la venta de la funeraria

El presidente del Tribunal de Cuentas, Ubaldo Nieto, consideró ayer "injustificada" y "poco clara" la venta en 1992 del 49% de la funeraria municipal a Funespaña, una empresa privada. Nieto, que compareció en el Congreso de los Diputados para explicar el examen que sobre el proceso de privatización han hecho los auditores públicos, explicó que "no existieron informes [en el Ayuntamiento] que avalaran que la privatización era la forma idónea de mejorar la gestión". Tampoco la adjudicación, por medio de un concurso público, a Funespaña fue correcta, a juicio del responsable del Tribunal de Cuentas. "El pliego de condiciones estaba poco claro. Considerando toda la imprecisión del proceso, no se puede saber qué oferta de las presentadas era la más ventajosa para el Ayuntamiento", dijo ayer Nieto.Funespaña se llevó el concurso por 200 millones de pesetas, "un 86% menos que el precio de licitación", según reza el informe de los auditores públicos. La oposición fustigó ayer al equipo de gobierno de Álvarez del Manzano. Juan Barranco, del PSOE, y Franco González, de IU, exigieron que se "depuren responsabilidades". "En 1992 era concejal de Hacienda Fernando López-Amor, al que habría que pedirle ahora explicaciones", dijo ayer Barranco.

PASA A LA PÁGINA 3

El edil de Hacienda afirma que la deuda de la funeraria "nunca se perdonó"

VIENE DE LA PÁGINA 1Uno de los puntos más controvertidos de la venta del 49% de la funeraria municipal radica en la deuda de 2.275 millones que mantenía la Empresa Mixta de Servicios Funerarios con el municipio por impago de sueldos. La oposición acusó ayer al equipo de Álvarez del Manzano de perdonar ese dinero cuando Funespaña se hizo con su parte, y pidió al presidente del Tribunal de Cuentas que explicara cuánto había perdido el Ayuntamiento por eso.

Nieto se limitó a decir que el alcalde había remitido una carta al Tribunal de Cuentas en la que se especificaba que esa cantidad "sería exigible por el Ayuntamiento". A esto, Juan Barranco replicó: "Pero ¿se ha exigido o no?". Nieto no respondió a la pregunta porque no era "de su competencia".

El que sí lo hizo ayer fue el concejal de Hacienda, Pedro Bujidos: "El Ayuntamiento nunca ha perdonado la deuda". Bujidos explicó que, cuando se vendió el 49% de la funeraria, "este sector estaba en régimen de monopolio en Madrid". "Y los 2.275 millones pasaron a la reserva de la empresa. Esto quiere decir que están ahí, pero que no pueden disponer de ellos, que no les pertenecen. En un principio, estaba previsto que la funeraria pasara enteramente a manos municipales en el 2015. Y, según se acordó en 1992, esa deuda sería saldada entonces de la siguiente manera: Funespaña se llevaría el 49% del total del capital descontando, naturalmente, los 2.275 millones". El edil de Hacienda recordó, no obstante, que un decreto de enero de 1997 del Gobierno central "invalidó el estado de monopolio de la funeraria, con lo que las reglas de juego cambiaron". Actualmente, el Ayuntamiento está preparando unos nuevos estatutos que regularán estos cambios. "Y, cuando se aprueben estos estatutos, reclamaremos los 2.275 millones de la deuda". El Tribunal de Cuentas, a pesar de que deja de manifiesto la poca claridad de la adjudicación y lo injustificado de la privatización, no establece que haya "responsabilidades contables", con lo que no se puede concluir que en la venta por parte del Ayuntamiento haya existido perjuicio económico para el municipio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de junio de 1998

Más información