Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y CiU ultiman un nuevo régimen fiscal para artistas y deportistas en el extranjero

El Partido Popular y sus socios de Convergència i Unió (CiU) están ultimando el establecimiento de un nuevo régimen fiscal para los ingresos obtenidos en el extranjero por artistas y deportistas profesionales, muchos de los cuales tienen fijada su residencia en paraísos fiscales, especialmente en Andorra. Este nuevo sistema, propuesto por CiU, se incorporaría en la reforma de la ley del IRPF e implicaría que estos ingresos pagarían un máximo del 35%. Para los ingresos en España se aplicaría la norma general, pero gran parte de ellos se considerarían derechos de imagen.

Los parlamentarios de Convergència i Unió que han planteado el proyecto, Francesc Homs y Josep Sánchez Llibre, han negociado su propuesta con los responsables de las agrupaciones afectadas, especialmente con la Federación Española de Tenis, según fuentes informadas. Precisamente está previsto que hoy se reúnan los representantes de ambas formaciones políticas para discutir los apoyos a sus repectivas enmiendas a la nueva ley del IRPF, que se debe tramitar en el Parlamento tras el rechazo a las enmiendas a la totalidad la semana pasada.Hasta ahora estos colectivos, entre los que se encuentran especialmente los profesionales de deportes como el tenis y el golf o cantantes de ópera, habían optado de forma mayoritaria por fijar sus residencias en paraísos fiscales, especialmente Andorra, donde apenas pagan impuestos, para rehuir el sistema impositivo español.

Sin embargo, esta situación también acarrea incomodidades para quienes optan por alejar sus rentas de la Hacienda española. En primer lugar, los residentes fiscales en lugares como Andorra deben acreditar que no residen en España más de seis meses, lo que en ocasiones es difícil, a fin de que no se les considere residentes en España, en cuyo caso deberían declarar ante Hacienda todos sus ingresos. En el caso de la tenista Arantxa Sánchez Vicario, que fue sometida a una rigurosa investigación por parte de Hacienda, no posee directamente ninguna propiedad en España y su residencia figura a nombre de una sociedad internacional.

No se acaban aquí los problemas, pues el Gobierno también adopta medidas para limitar los beneficios de esa situación de privilegio. Es el caso de los deportistas, a quienes el Gobierno cerró en 1996 el grifo de las ayudas oficiales, exclusivamente por el hecho de que no tenían fijada en España su residencia fiscal.

Residencia fiscal

Precisamente por eso, en el caso de que se aprobase esta enmienda a la nueva ley del IRPF que actualmente se tramita en el Parlamento, aunque no implicaría ninguna obligación para los afectados de establecer su residencia fiscal en España, las fuentes consultadas afirman que confían en que podría generar un movimiento de retorno por el hecho de que su situación sería mucho más cómoda.En el caso de optar por la residencia fiscal en España, los ingresos en el país quedarían regulados por el sistema de derechos de imagen, en el caso del patrocinio comercial, con lo que podrían utilizar el mecanismo de sociedades, con domicilio fiscal tanto en España como en el extranjero. Para el resto de los ingresos, es decir los percibidos directamente por su participación en competiciones o en actuaciones artísticas, deberían someterse a una retención a cuenta como si fueran rentas del trabajo, que es lo que le ocurre a las nóminas de los trabajadores por cuenta ajena. El principal núcleo de afectados por este cambio es el del tenis. Entre los profesionales de este deporte que tienen residencia en Andorra se encuentran Sergi Bruguera, Arantxa y Javier Sánchez Vicario, Alex Corretja y Alberto Berasategui. Emilio Sánchez Vicario la tiene en Montecarlo. También tienen fijada residencia en paraísos fiscales, entre otros, Montserrat Caballé, José Carreras, Alfredo Kraus y varios jugadores profesionales de golf o del mundo del ciclismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de junio de 1998

Más información

  • La enmienda pretende limitar al 35% el impuesto sobre los ingresos obtenidos fuera de España