Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña lleva al Tribunal Constitucional la pugna con Aragón sobre el arte sacro

El contencioso entre Cataluña y Aragón por la propiedad del patrimonio religioso de las iglesias que se segregaron hace tres años de la diócesis de Lleida ha acabado en los tribunales. La Generalitat ha planteado al Tribunal Constitucional un conflicto de competencias ante la pretensión de Aragón de ejercer el derecho de retracto sobre diversas obras de arte procedentes del monasterio de Villanueva de Sigena, en Huesca. Los bienes reclamados por Aragón fueron adquiridos en 1983 y 1992 por la Generalitat a las religiosas de la orden de San Juan de Jerusalén por unos 45 millones de pesetas y desde antes de 1970 están depositados en el Museo Diocesano de Lleida y en el Museo Nacional de Arte de Cataluña. La Generalitat argumenta que la pretensión aragonesa de recomprar por el mismo precio unas obras adquiridas legalmente vulnera las competencias histórico-artísticas. La Generalitat requirió al Gobierno aragonés que derogara dos órdenes del consejero de Educación y Cultura por las que se acordó ejercer el derecho de retracto sobre los bienes de Sigena. La respuesta de las autoridades aragonesas fue rechazar el requerimiento y reafirmar su postura respecto a la reclamación. El delegado de Cultura en Lleida, Francesc Vidal, declaró ayer que el Gobierno aragonés ha perdido una oportunidad para zanjar el conflicto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de junio de 1998