Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Cortes de Castilla y León quieren hablar de Treviño con el Parlamento vasco

La ponencia de las Cortes de Castilla y León sobre Treviño, compuesta por el Partido Popular, el PSOE e Izquierda Unida, enviará por vía de urgencia una petición al Parlamento vasco para reunirse con sus grupos políticos. Al mismo tiempo, ha instado a la Diputación de Burgos a que haga lo propio con la de Álava. Este gesto fue acogido ayer con optimismo en los ayuntamientos del enclave, aunque la corporación de Treviño continúa en situación de crisis porque, tal y como se esperaba, los concejales suplentes del Partido Popular no se presentaron al pleno donde debían tomar posesión de su cargo en sustitución del anterior alcalde, Ernesto Argote, y sus otros tres compañeros de partido, todos ellos dimitidos. Por primera vez desde que se celebró la consulta popular, el 8 de marzo, las instituciones de Castilla y León han dado un paso adelante para reunirse con los representantes políticos del País Vasco. Hasta ahora sólo las autoridades de Euskadi y de Treviño habían pedido que se recupere el diálogo entre las dos comunidades involucradas en el conflicto. La reunión, sin embargo, no tendrá como marco la Comisión Mixta creada en enero de 1997, sino que se hará entre los partidos políticos de los parlamentos vasco y castellanoleonés. Las Cortes de Valladolid también pretenden una reunión entre las diputaciones de Burgos y Álava, lo que, de realizarse, supondría un importante avance entre dos instituciones claramente enfrentadas en los últimos meses. Los dos ayuntamientos del condado reaccionaron ayer con optimismo ante la iniciativa de Valladolid. En el de Treviño, eso sí, continúa la situación de crisis porque el ex alcalde, Ernesto Argote, y los otros tres concejales del Partido Popular siguen sin tener sucesores. Mañana se celebrará un nuevo pleno extraordinario para que tomen posesión los cuatro suplentes en la lista electoral del Partido Popular, pero, al igual que ayer en una primera convocatoria, no se espera que se presenten. También la asociación UDA se mostró esperanzada por la propuesta de las Cortes. Esta agrupación pro-anexión a Álava mantiene a dos de sus miembros, Javier Ruiz y Felipe Argote, en ayuno desde el pasado 25 de mayo y hasta que observen signos de que el conflicto se soluciona. "Se está avanzando", resumió ayer su presidente, Pedro Portilla. En diez días sin comer los dos han perdido ocho kilos de peso y, según un informe médico, empiezan a exteriorizar los primeros síntomas de abstinencia, mareos y escalofríos. UDA, no obstante, "no permitirá que el ayuno les acarree consecuencias graves para su salud", anunció Portilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de junio de 1998