La OIEA ve deficiencias en el aviso a la población si hay escape nuclear en Ascó

Los expertos del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) que han inspeccionado durante tres semanas las dos unidades de la central nuclear de Ascó (Ribera d"Ebre) y su entorno tan sólo han encontrado fallos en los sistemas de información a la población en caso de accidente nuclear con escape de radiactividad a la atmósfera. En cambio, los técnicos han calificado de excelente la seguridad y el funcionamiento técnico de las plantas, los planes de emergencia nuclear, los servicios de Protección Civil y la capacitación técnica de todo el personal evaluado. Nueve técnicos internacionales han integrado esta misión, denominada Osart, Grupos de Examen de la Seguridad Operacional, la inspección más exhaustiva que la OIEA realiza en instalaciones nucleares de todo el mundo. Las conclusiones de la misión, que serán presentadas públicamente la próxima semana, incluyen algunas recomendaciones sobre los sistemas de aviso a la población en caso de accidente nuclear. En concreto se cita la ausencia de folletos divulgativos sobre cómo deben actuar las personas ante una emergencia. Según los técnicos de la Osart, estos trípticos no sólo deberían repartirse en cada domicilio de los municipios incluidos en los planes de emergencia, sino estar visibles en establecimientos públicos, como hoteles y cámpings, y en lugares de gran afluencia de turistas y visitantes. Folletos editados Estos folletos divulgativos ya han sido editados por la Dirección General de Protección Civil, pero se encuentran paralizados por la negativa de la Asociación de Municipios Afectados por Centrales Nucleares (Amac) a repartirlos entre los vecinos de sus respectivas poblaciones. La Amac antepone su reparto a la elaboración de un calendario sobre el cumplimiento de las carencias nucleares en materia de infraestructuras viarias ante una posible evacuación de los pueblos. El informe de la OIEA califica de excelente tanto el funcionamiento técnico como los sistemas de seguridad de la central nuclear de Ascó, y los técnicos incluso han encontrado una docena de lo que denominan buenas prácticas, es decir, actuaciones o comportamientos considerados idóneos. Consideran que al menos la mitad de estas buenas prácticas son exportables a otras centrales nucleares de la misma tecnología que Ascó. Los servicios de Protección Civil y los planes de emergencia nuclear también han sido calificados de excelentes por los expertos de la OIEA. Sobre las mejoras que realizar, el informe recomienda que la central nuclear de Ascó disponga de una conexión directa con la Red de Alerta Radiológica de Protección Civil, que mide los índices de radiactividad en la atmósfera en 42 puntos distribuidos por toda la provincia de Tarragona. Asimismo se aconseja que los servicios de Protección Civil de Tarragona tengan de una página en Internet. Los técnicos de la Osart elaborarán un informe con dos partes, una pública, que será presentada la próxima semana, y otra privada, que se dará a conocer dentro de 21 meses, después de que haya sido evaluada y examinada en Viena, en la sede de la OIEA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 03 de junio de 1998.