Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL JUICIO DEL "CASO MAREY"

Hens: "Creí que Marey era un terrorista detenido"

En su insistencia por normalizar el trato dado a Segundo Marey, Luis Hens indicó que la cabaña cercana a Colindres (Cantabria) donde mantuvieron al secuestrado "no era una cabaña inhabitable y no era una situación normal". El fiscal Luzón interrogó:Fiscal. A un detenido, ¿dónde se le custodia?

Hens. En los calabozos de la policía.

F. ¿Y no le extrañó que les hicieran llevarlo a sitio tan alejado?

G. Entendí que era una persona a la que no se podía conocer. Un terrorista de ETA que no se puede tener en comisaría para evitar filtraciones. La jefatura siempre andaba vigilada por gente de Herri Batasuna, por fotógrafos de Egin, y no se descarta que pudiera haber filtraciones. Pero sí que la situación era un poco rara...

F. Le pareció un poco rara. ¿Sólo un poco rara?

H. Bastante rara, pero la opción nuestra era poca: asentir, obedecer, irnos a la casa aquélla y se acabó.

A preguntas de la abogada de Marey, Olga Tubau, que ponían en duda algunos extremos sobre el trato a Marey, el inspector Hens se encrespó: "Está usted hablando con un inspector del Cuerpo Superior de Policía que tuvo una actuación profesional".

Pero donde Hens superó las previsiones de la abogada fue al describir la comida de Marey: "Comíamos bien, tres veces al día, verdura o carnes, o comida enlatada, pero de buena calidad, como fabada Litoral..."

El policía reconoció que hablaron con Marey "lo mínimo, porque estábamos en una situación de custodia. A veces se quejaba mucho", siguió Hens. "Preguntaba que le íbamos a hacer. Le decíamos que estuviera tranquilo, que pasaría a disposición judicial. Nosotros creíamos que en dos o tres días le pasarían al juez, pero los jefes siempre nos decían que mañana, mañana".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de mayo de 1998