Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AULAS

El PA solicita la creación del voluntariado universitario

Atención los universitarios andaluces porque pueden encontrar una fórmula que les sirva para descargar en parte los gastos de sus estudios haciendo algo que en los últimos tiempos les es propio y por lo que no reciben nada: el voluntariado. El grupo parlamentario andalucista ha presentado una proposición no de ley en la que se pide al Parlamento andaluz la creación del voluntariado universitario que sustituiría, en el seno de la universidad, la prestación social sustitutoria que realizan en la actualidad los objetores de conciencia. Para los andalucistas, los objetores son trabajadores explotados cuya labor debe erradicarse y en su lugar pasarían a hacer esos servicios los estudiantes que libremente quieran dedicar "como máximo una hora al día" a cambio de beneficiarse de "una reducción de tasas de hasta un 50%", poder incluir esas prácticas en su currículum y, en definitiva, disfrutar de un abaratamiento en los servicios que ofrece la universidad, como comedores, deportes y otros. Red de animación A juicio del PA, este voluntariado solucionaría distintos problemas pues colaborarían con su trabajo a mejorar el funcionamiento de la universidad, el ámbito en el que se mueven. Por ejemplo colaborarían para ampliar el horario de las bibliotecas "que podrían abrirse incluso los fines de semana", facilitarían el incremento de las actividades deportivas y podrían "crear una red de animación sociocultural, algo novedoso", según explicó Antonio Moreno, portavoz andalucista de Educación en el Parlamento andaluz. Para los andalucistas este sistema, que debería estar implantado en todas las universidades andaluzas en el curso 99/2000, conseguiría "que los alumnos se sientan partícipes de un proyecto del que son parte imprescindible" y solicitan al Parlamento que realice los estudios necesarios para redactar el "libro del voluntariado universitario" en el que se regulen todos los aspectos de esta figura incluidas las contraprestaciones que recibiría el alumno por sus tareas. ¿Y dónde irán los objetores? Los andalucistas piensan que ese es un asunto que debe resolver el Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de mayo de 1998