Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un observatorio en Aras buscará asteroides peligrosos para la Tierra

Los astrónomos valencianos han tenido que exiliarse en el último rincón de la provincia para observar las estrellas. En su huida de la contaminación y el exceso de iluminación de Valencia han instalado su observatorio astronómico en Aras de Alpuente (Los Serranos), a menos de 10 kilómetros de las provincias de Teruel y Cuenca, y sobre una imponente meseta, la Muela de Santa Catalina, a 1.300 metros de altitud. Con un telescopio de fabricación rusa y 1.700 kilos de peso buscarán asteroides que puedan colisionar con La Tierra.

El Centro Astronómico del Alto Turia (CAAT), que se inaugura hoy, ha sido creado conjuntamente por la Universidad de Valencia y la Asociación Valenciana de Astronomía (AVA). Cada entidad tenía su propio proyecto (la Universidad en Venta del Moro y AVA en Aras) pero el elevado coste económico requerido les forzó a aliarse. Al final se decidieron por esta localidad de 433 habitantes, situada a 100 kilómetros al noroeste de Valencia. Los factores de Aras que la economía considera muy negativos (despoblación, falta de actividad industrial, escasa iluminación y excesiva altitud) resultan ideales para los astrónomos. El Ayuntamiento de Aras, gobernado por el socialista Manuel Cubel, ha dado todo tipo de facilidades a los astrónomos, convencido de que el observatorio aumentará el interés turístico y cultural del municipio. Un vecino ha donado una parcela a AVA para instalar el observatorio y otros han ayudado a construirlo. Durante la presentación del CAAT, celebrada ayer en la Universidad, el rector Pedro Ruiz recordó las peripecias de los astronónomos valencianos en el último siglo. Hasta el incendio de 1932 en la antigua sede de la calle La Nave y después en la vetusta Facultad de Ciencias de la avenida de Blasco Ibáñez. El director del observatorio de Aras y profesor titular de Astronomía en la Universidad, Álvaro López, explicó que buscarán asteroides que puedan colisionar contra la Tierra y contó que cada millón de años un asteroide de varios centenares de metros de diámetro choca contra el planeta y puede causar una catástrofe. Desde este observatorio con forma de cúpula estudiarán manchas solares, erupciones en la luna y asteroides desconocidos. "Al primero que hallemos lo llamaremos Aras", avanzó Joan Bullón, presidente de AVA. López anunció que un observatorio de Crimea (Rusia) con el que colaboran le ha do el nombre de Valencia a un asteroide que ha identificado entre Marte y Júpiter. El CAAT tiene 80 metros cuadrados y se destinará a investigación, docencia y divulgación. El presidente de la Diputación de Valencia, Manuel Tarancón, dijo que invertirá 45 millones para asfaltar este año los seis kilómetros de acceso, y prometió darle publicidad al centro. Pero rehusó comprometerse en la creación de un parque astronómico dedicado al público en general. Una idea propuesta por él mismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de mayo de 1998

Más información

  • La Universidad y una sociedad astronómica colaboran en el proyecto